Tips para gestionar los celos infantiles – Rosa Toys Blog

Tips para gestionar los celos infantiles

Ante ciertas situaciones como la llegada a casa de un hermanito o hermanita, es muy complicado que nuestros hijos no sientan celos del recién llegado.

Es algo totalmente normal por lo que no debemos preocuparnos en exceso, pero si es importante saber gestionar la situación, sobre todo para que nuestros hijos se sientan comprendidos y queridos.

En el post de hoy te contamos algunos consejos para gestionar los celos infantiles.

¿Por qué sienten celos?

Por muy bien que intentemos hacerlo, en la mayoría de casos los celos son inevitables, sobre todo si nuestro hijo mayor es todavía pequeño.

Aunque le prestemos atención e intentemos que la situación cambie lo menos posible, lo cierto es que las cosas cambian y por mucho que queramos, ahora tenemos que compartir su atención con un bebé, con lo que eso supone.

Los niños tienden a sentirse desplazados con el nuevo bebé, viendo que ya no son el único centro de atención en la vida de sus padres.

¿Cómo saber que nuestro hijo tiene celos?

Por norma general, los padres ya estaremos atentos a cualquier señal que pueda tener nuestro hijo ante la llegada del recién nacido.

Pero hay comportamientos que nos dirán que efectivamente nuestro peque siente celos.

  • Aprovecha cualquier ocasión para llamar la atención.
  • Está más rebelde y no hace caso.
  • Está menos comunicativo y le cuesta hablar.
  • Comienza a tener problemas para dormir y se despierta con frecuencia.
  • Tiene más rabietas de lo habitual.
  • Pierde el apetito.
  • Empieza a comportarse de un modo más infantil o a comportarse como el hermanito pequeño.

¿Cómo gestionar los celos infantiles?

Ante todo, debemos entender que los celos son una respuesta totalmente natural. Nuestros hijos se sienten vulnerables ante algo desconocido y lo manifiestan de ese modo.

Tenemos que ponernos en su lugar y ser comprensivos. Pedirles que nos cuenten, en la medida de lo posible qué les sucede y cómo se sienten.

Es momento de tener paciencia con ellos, son los primeros que no lo están pasando bien, por lo que debemos intentar no recriminarles en exceso.

Explicarles que nada ha cambiado con respecto a vosotros, que les seguís queriendo igual, es muy obvio, pero ellos sienten que dejamos de quererlos para querer al bebé.

De igual modo, debemos involucrarlos desde el principio en la llegada del hermanito, si les hacemos sentir partícipes diciendo que nos tiene que ayudar a cuidar del bebé porque es el hermano mayor, se sentirá importante y desarrollará un instinto de protección hacia el bebé.

Debemos hacer un esfuerzo y sacar tiempo extra para dedicarle en exclusiva a nuestro hijo mayor. Un recién nacido es absorbente y esa falta de tiempo es lo que primero notará nuestro hijo.

Podemos reservar un ratito para hacer algo sin el bebé, (ver una peli, ir a merendar, jugar a un juego de mesa, un paseo,…) nuestro hijo mayor estará encantado y verá que aunque algunas cosas han cambiado, siempre tendrá el amor incondicional de sus padres.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *