Viendo las entradas de niños

Cómo «desenganchar»a los niños de las pantallas

En estas vacaciones de Navidad nuestros hijos han aprovechado para pasar más tiempo delante de las pantallas. Bien sea viendo la televisión, jugando con el móvil o con la consola.

Pero después de estos días de descanso en los que hemos sido más permisivos, toca volver a la rutina y no pueden pasar tanto tiempo disfrutando de la tecnología, cosa que a veces no conseguimos.

En el post de hoy os damos algunas técnicas para «desenganchar»a los niños de las pantallas.

La tecnología forma parte de nuestro día a día

Las nuevas tecnologías nos ayudan a diario y están totalmente integradas en nuestra rutina, es por eso que los niños tienen asimiladas las pantallas como parte de su vida.

El problema surge cuando se abusa de esas pantallas, hasta el punto de que se convierten en la única forma de diversión de los más pequeños, llegando incluso al enfado si decidimos quitárselas.

En ese momento debemos plantearnos plantear una serie de normas para controlar su uso.

La comunicación es fundamental

Si simplemente nos enfadamos y le quitamos la tablet o el móvil a nuestro hijo, se quedarán frustrados y enfadados sin terminar de comprender los motivos.

La comunicación es muy importante, debemos explicarles los motivos por los que no es bueno pasar tantas horas frente a las pantallas y que lo ideal es repartir el tiempo de ocio entre varias actividades.

No hay que prohibirlo tajantemente ya que la tecnología es algo innato para ellos, eso tampoco sería positivo, pero hay que regular su uso.

Podemos llegar a un acuerdo

Podemos llegar con nuestros hijos a un acuerdo y establecer ciertas normas, como jugar a la consola solo los fines de semana o no estar más de una hora seguida viendo el móvil.

Establecer horarios y normas de uso hará más difícil que se abuse de la tecnología, ya que los niños asimilarán en que momentos pueden jugar y cuando no.

Además debemos proponer otras maneras de disfrutar del tiempo libre y proponer actividades como jugar a algún juego de mesa o leer por ejemplo.

Nosotros somos el mejor ejemplo

A menudo exigimos a nuestros hijos cuando nosotros somos los primeros que vivimos enganchados al móvil.

Debemos predicar con el ejemplo y cuando estemos en casa con los niños, dejar a un lado las pantallas. A ellos les resultará más fácil no depender de la tecnología si les proponemos algún plan en familia como jugar con ellos o salir a dar un paseo juntos.

Es cierto que el tiempo que llevamos en pandemia no ha ayudado en la sobreexposición de los niños a las pantallas.

Durante el confinamiento, la mayoría de padres tuvimos que trabajar desde casa y dejarles jugando con móviles y tablets durante horas fue una solución aceptable en aquellos momentos.

Todavía a día de hoy sucede con los confinamientos o cuarentenas que tenemos que llevar a cabo. Por ello tenemos que evitar en la medida de lo posible seguir en esa dinámica.

No podemos negarles el acceso a la tecnología, sería contraproducente, pero si podemos poner de nuestra parte para que las pantallas no se conviertan en su único medio de diversión.

Planes para disfrutar con nuestros hijos esta Navidad

Ya estamos en Navidad y en pocos días comienzan las vacaciones de los más pequeños de la casa.

Son fechas muy importantes para ellos ya que las viven con mucha ilusión. En el post de hoy os contamos algunos planes para disfrutar con nuestros hijos esta Navidad.

Un paseo lleno de luz

Si hay algo que no falta en ningún pueblo ni ciudad son las luces navideñas. En estas fechas nuestras calles ya lucen iluminadas con decoraciones de lo más variado.

Los centros de las ciudades suelen ser los que suelen estar más iluminados por lo que podemos crear una ruta y dar un bonito paseo para ver las zonas más adornadas e iluminadas de nuestra localidad.

Cine y palomitas, un clásico que nunca falla

La Navidad es época de estrenos en los cines, además la mayoría de películas que se estrenan van dirigidas al público infantil.

Así que un planazo que a los niños les encantará es pasar la tarde en el cine viendo alguna peli navideña y con unas buenas palomitas.

Día de recetas navideñas

Otra actividad con la que los peques se lo pasan bomba y que los tendrá un buen rato entretenidos es cocinando.

Hay muchas recetas muy típicas de navidad como galletas o bizcochos, por ejemplo que a los niños les encanta comer. Un plan genial es elegir alguna receta y prepararla con ellos.

Además, si elegimos hacer galletas, podemos decorarlas con motivos navideños o hacerlas con formas como estrellas o árboles de Navidad.

Larga vida a las manualidades

Solo con poner en el buscador de Internet «manualidades navideñas» nos aparecen cientos de opciones.

Manualidades muy sencillas y que podemos hacer con cosas normales que todos tenemos por casa. Farolillos navideños con tarros de cristal, guirnaldas de papel o cartulina, adornos para el árbol, un Belén con elementos reciclados…

Podemos hacer varias manualidades y después regalarlas a familiares y amigos, ¡a los abuelos seguro que les encantan!

Concurso de villancicos en casa

Podemos repartir un villancico para cada miembro de la familia y dar un tiempo para prepararlo.

Cada uno puede hacerlo como quiera, puede disfrazarse, tocar algún instrumento… La mejor actuación será la ganadora 😉

Jornada de cuentos navideños

Imaginaos: una tarde de frío, toda la familia en el sofá con unas mantitas, un buen chocolate calentito y unos cuentos típicos navideños…

Podemos organizar una jornada de lectura de cuentos clásicos de esta época del año. Si lo peques saben leer, podemos leer un cuento cada uno y hay que hacerlo bien para que nos metamos en la historia.

Disfrutar de la oferta navideña de nuestra ciudad

Prácticamente todos los municipios de nuestro país cuentan con una programación especial para estos días de fiesta.

Desde exposiciones de Navidad, pasando por pistas de patinaje, talleres, poder visitar a Papá Noel o a los Reyes Magos, teatros, musicales… seguro que encontramos alguna actividad para pasar un día espectacular con nuestros hijos.

¿Y vosotros? ¿Tenéis alguna actividad especial qué hacéis siempre en Navidad? ¡Compártela con nosotros!

Tips para ayudar a estudiar a nuestros hijos

Los que tenemos hijos de cierta edad sabemos que llega un momento en el que comienzan a tener más deberes y a realizar exámenes.

Es un cambio importante y es normal que al principio les cueste ya que todavía no tienen aprendido el hábito de estudiar.

En el post de hoy te damos algunos tips para ayudar a los peques a estudiar.

Los comienzos siempre cuestan

Como con todo en esta vida, también hay que aprender a estudiar, ya que si no se ha hecho antes, cuesta como cualquier otra actividad.

Esto quiere decir que es completamente normal si los primeros exámenes que realizan nuestros hijos no les salen del todo bien.

No debemos alarmarnos ni pensar en fracaso escolar, simplemente tenemos que ayudarles para que aprendan a estudiar.

Estudiar no es simplemente sentarse a leer, por lo que hay algunas técnicas que podemos llevar acabo con nuestros hijos para que adquieran el hábito de estudio.

Hay que crear un espacio de estudio

Crear un entorno adecuado para estudiar es fundamental. Que los niños se sientan cómodos es imprescindible para que consigan concentrarse.

Deben de tener una mesa amplia en la que puedan colocar todo lo que necesiten para hacer los deberes y estudiar. De este modo tendrán todo lo necesario a mano y no tendrán que levantarse, lo que les distraería.

Y respecto a distracciones, sobre el escritorio solo deben tener lo que necesiten para estudiar, ni juguetes, ni móviles, ni televisión, ni ningún elemento que pueda despistarles.

La silla también es importante, debe de ser adecuada a su edad y ergonómica para cuidar de la columna vertebral.

Lo ideal sería en su habitación o en alguna otra estancia en la que pueda estar solo y en calma sin que nada le moleste.

Deben tener buena iluminación, lo ideal es iluminación natural, pero también es conveniente comprarles un flexo con luz blanca para que puedan leer perfectamente.

Ayúdales a planificarse

Normalmente los exámenes suelen ser todos sobre las mismas fechas por lo que es importante organizarse.

Podemos ayudar a nuestros hijos a crear un calendario con las fechas de los exámenes y los días que tienen que estudiar para cada uno de ellos.

Aunque no tengan ningún examen, es conveniente que tomen el hábito de estudio, por lo que en la planificación podemos incluir unos 20-25 minutos de estudio diario de lo que hayan dado en el colegio ese mismo día.

De este modo se acostumbrarán a estudiar y además llevarán las materias al día, por lo que a la hora de preparar el examen no les costará tanto.

Enséñale a hacer esquemas y resúmenes

Podemos sentarnos con ellos y enseñarles a hacer esquemas con los conceptos más importantes. Les ayudará a memorizar mientras los realizan y luego les servirán para repasar.

Este punto no debemos confundirlo con sentarnos con ellos a estudiar. Podemos hacerlo al principio para darle algunas pautas, pero deben aprender a ser independientes a la hora de estudiar.

Si se acostumbran a estudiar siempre con nosotros, nunca aprenderán a hacerlo ellos solos.

El descanso y la comida, fundamentales

Estos conceptos son fundamentales, independientemente de que tengan exámenes o no.

Los niños están en plena etapa de crecimiento y para su bienestar debemos de cuidar especialmente su alimentación y su descanso.

Por lo tanto, en época de exámenes es igual de importante. Deben de dormir las horas necesarias, no permitamos que se quiten horas de sueño por estudiar un poco más para el examen.

Para eso ya tenemos la planificación que antes comentábamos. A la hora de enfrentarse a un examen que se encuentren bien y descansados es casi tan importante como lo que hayan estudiado.

Estudiar es un ejercicio que supone un gasto importante considerables, así que es muy importante que coman bien en época de exámenes.

Es posible que los nervios les cierre un poco el estómago, pero debemos estar atentos a que comen bien.

Lo más importante: que se sientan apoyados y motivados

La actitud con la que se enfrentan a los exámenes es muy importante. Si nosotros como padres les presionamos, lo único que conseguiremos es generarles ansiedad y añadirles más estrés.

Tenemos que motivarles, decirles que lo están haciendo muy bien, que se están esforzando y que seguro que el examen les sale genial.

Que confiemos en ellos, eso para ellos supone un mundo.

Y si tras realizar el examen, la nota no es la deseada, no debemos reñirles ni mucho menos, humillarles.

Si nuestro hijo se ha esforzado debemos animarle y felicitarle por su trabajo. Seguro que al siguiente irá mejor.