Viendos las entrasdas etiquetadas en niños

Tips para ayudar a estudiar a nuestros hijos

Los que tenemos hijos de cierta edad sabemos que llega un momento en el que comienzan a tener más deberes y a realizar exámenes.

Es un cambio importante y es normal que al principio les cueste ya que todavía no tienen aprendido el hábito de estudiar.

En el post de hoy te damos algunos tips para ayudar a los peques a estudiar.

Los comienzos siempre cuestan

Como con todo en esta vida, también hay que aprender a estudiar, ya que si no se ha hecho antes, cuesta como cualquier otra actividad.

Esto quiere decir que es completamente normal si los primeros exámenes que realizan nuestros hijos no les salen del todo bien.

No debemos alarmarnos ni pensar en fracaso escolar, simplemente tenemos que ayudarles para que aprendan a estudiar.

Estudiar no es simplemente sentarse a leer, por lo que hay algunas técnicas que podemos llevar acabo con nuestros hijos para que adquieran el hábito de estudio.

Hay que crear un espacio de estudio

Crear un entorno adecuado para estudiar es fundamental. Que los niños se sientan cómodos es imprescindible para que consigan concentrarse.

Deben de tener una mesa amplia en la que puedan colocar todo lo que necesiten para hacer los deberes y estudiar. De este modo tendrán todo lo necesario a mano y no tendrán que levantarse, lo que les distraería.

Y respecto a distracciones, sobre el escritorio solo deben tener lo que necesiten para estudiar, ni juguetes, ni móviles, ni televisión, ni ningún elemento que pueda despistarles.

La silla también es importante, debe de ser adecuada a su edad y ergonómica para cuidar de la columna vertebral.

Lo ideal sería en su habitación o en alguna otra estancia en la que pueda estar solo y en calma sin que nada le moleste.

Deben tener buena iluminación, lo ideal es iluminación natural, pero también es conveniente comprarles un flexo con luz blanca para que puedan leer perfectamente.

Ayúdales a planificarse

Normalmente los exámenes suelen ser todos sobre las mismas fechas por lo que es importante organizarse.

Podemos ayudar a nuestros hijos a crear un calendario con las fechas de los exámenes y los días que tienen que estudiar para cada uno de ellos.

Aunque no tengan ningún examen, es conveniente que tomen el hábito de estudio, por lo que en la planificación podemos incluir unos 20-25 minutos de estudio diario de lo que hayan dado en el colegio ese mismo día.

De este modo se acostumbrarán a estudiar y además llevarán las materias al día, por lo que a la hora de preparar el examen no les costará tanto.

Enséñale a hacer esquemas y resúmenes

Podemos sentarnos con ellos y enseñarles a hacer esquemas con los conceptos más importantes. Les ayudará a memorizar mientras los realizan y luego les servirán para repasar.

Este punto no debemos confundirlo con sentarnos con ellos a estudiar. Podemos hacerlo al principio para darle algunas pautas, pero deben aprender a ser independientes a la hora de estudiar.

Si se acostumbran a estudiar siempre con nosotros, nunca aprenderán a hacerlo ellos solos.

El descanso y la comida, fundamentales

Estos conceptos son fundamentales, independientemente de que tengan exámenes o no.

Los niños están en plena etapa de crecimiento y para su bienestar debemos de cuidar especialmente su alimentación y su descanso.

Por lo tanto, en época de exámenes es igual de importante. Deben de dormir las horas necesarias, no permitamos que se quiten horas de sueño por estudiar un poco más para el examen.

Para eso ya tenemos la planificación que antes comentábamos. A la hora de enfrentarse a un examen que se encuentren bien y descansados es casi tan importante como lo que hayan estudiado.

Estudiar es un ejercicio que supone un gasto importante considerables, así que es muy importante que coman bien en época de exámenes.

Es posible que los nervios les cierre un poco el estómago, pero debemos estar atentos a que comen bien.

Lo más importante: que se sientan apoyados y motivados

La actitud con la que se enfrentan a los exámenes es muy importante. Si nosotros como padres les presionamos, lo único que conseguiremos es generarles ansiedad y añadirles más estrés.

Tenemos que motivarles, decirles que lo están haciendo muy bien, que se están esforzando y que seguro que el examen les sale genial.

Que confiemos en ellos, eso para ellos supone un mundo.

Y si tras realizar el examen, la nota no es la deseada, no debemos reñirles ni mucho menos, humillarles.

Si nuestro hijo se ha esforzado debemos animarle y felicitarle por su trabajo. Seguro que al siguiente irá mejor.

Recetas de otoño para hacer con niños

Ya estamos en otoño, hace fresquito y nos apetece comer otro tipo de platos. A los peques les pasa lo mismo, además podemos aprovechar para incorporar algunos ingredientes típicos de esta época del año en su dieta.

En el post de hoy os damos algunas recetas para hacer con niños este otoño.

Puré de calabaza

Todo un clásico del otoño son los purés de calabaza. No hay nada que entre mejor en estos días de frío que un puré calentito.

Es un plato que a los niños toman desde que son bebés ya que es muy fácil de comer y además la calabaza es un alimento muy dulce cuyo sabor les encanta.

Ingredientes:

  • Un trozo de calabaza o una calabaza pequeña
  • Una patata
  • Una zanahoria
  • 3 vasos de agua
  • Un quesito como los de El Caserío

Preparación:

  • Pelar la calabaza, la zanahoria y la patata.
  • Trocearlas.
  • Poner a hervir el agua y añadir todos los trocitos.
  • Cocerlas hasta que estén blandas.
  • Batirlo todo, añadir el quesito y seguir batiendo.
  • Cuando ya esté todo bien batido, lo pasamos por un colador

Así de fácil tendremos nuestro puré preparado

Pasta con setas y champiñones

La pasta es de las comidas preferidas por los niños y ahora que estamos en plena temporada de setas, podemos aprovechar para que los peques las prueben.

Si es cierto que como tienen un sabor potente no es necesario que pongamos mucha cantidad.

Ingredientes:

  • Pasta (la que más les guste a los peques)
  • Setas (la cantidad al gusto, según pensemos que es lo adecuado para nuestros hijos)
  • Una cebolla
  • 1/2 litro de leche
  • Champiñones (también al gusto)
  • Nata líquida o queso cremoso
  • Sal

Preparación:

  • En una sartén o cazo sofreímos la cebolla y añadimos las setas y los champiñones troceados.
  • Añadimos la nata y lo removemos para que se mezcle bien.
  • Ponemos sal al gusto.
  • Mientras en una olla hervimos la pasta.
  • Cuando esté lista la pasta añadimos la salsa y mezclamos bien.

Nuestros hijos descubrirán una forma diferente de comer pasta.

Manzanas asadas

Os traemos la merienda ideal para estas tardes otoñales. Las manzanas asadas les encantan.

Además te vamos a proponer que las hagas en el microondas, aunque las puedes hacer en el horno si te apetece 😉

Ingredientes:

  • Manzanas
  • Pasas (opcional)
  • Canela

Preparación:

  • Lavamos bien las manzanas y les quitamos el corazón por la parte de arriba.
  • En el hueco dejado por el corazón, podemos añadir pasas si nos gustan.
  • Añadimos un puñadito de canela por encima.
  • Las colocamos en un recipiente apto para microondas y las calentamos a máxima potencia durante unos 7 u 8 minutos.
  • Puedes utilizar el horno si lo prefieres.

Ya solo queda disfrutarrrr

Los mejores planes con niños para Halloween

Este fin de semana se celebra Halloween, la fiesta de disfraces de terror que más gusta a los pequeños de la casa.

En el post de hoy te contamos alguno planes muy chulos para pasarlo de miedo con los niños este Halloween.

Hacer una escapada terrorífica

Aprovechando que este año Halloween cae en fin de semana podemos liarnos la manta a la cabeza y hacer una escapada en familia.

Muchos hoteles ponen una decoración especial y preparan actividades especiales para la noche de Halloween.

Los papis disfrutaréis de una merecida escapada y además los niños se lo pasarán bomba.

Una noche de miedo en el parque de atracciones

Los parques de atracciones crean una gran ambientación y muchas sorpresas para Halloween.

Podréis ver a los personajes más famosos de las películas de terror deambulando por el parque.

Algunos parques de atracciones abren nuevas atracciones y espectáculos especiales durante unos días, por ejemplo, PortAventura que siempre suele organizar muchas actividades ambientadas en Halloween.

De paseo por la ciudad

Muchas ciudades organizan desfiles y fiestas para celebrar la noche de Halloween.

En ciudades como Alicante, las tiendas de las calles más comerciales decoran sus escaparates y ofrecen dulces y caramelos a todos aquellos niños que acudan disfrazados.

Es además una buena forma de fomentar el comercio local.

Truco o trato en la urbanización

Si vivimos en una urbanización, en las que además suelen haber bastantes niños, podemos hablar con los vecinos y organizar un auténtico truco o trato al más puro estilo de la tradición norteamericana.

Los niños se divertirán muchísimo recolectando su botín de chucherías entre el resto de vecinos.

La fiesta en casa

No es necesario irse muy lejos para vivir una auténtica noche de Halloween, podemos montar nuestra propia fiesta en casa.

A los niños les encantará ayudarnos a decorar la casa para quede terrorífica.

Podemos ver una peli de miedo, apta para niños, en familia y acompañarla de alguna receta terrorífica como por ejemplo palomitas sangrientas (con colorante alimenticio rojo).

También podemos apagar todas las luces y contarnos historias de terror con la única luz de una linterna.

Por supuesto todos tenemos que llevar puesto el disfraz más terrorífico que tengamos.

Comparte con nosotros tu planazo para este Halloween 😉

Que los niños jueguen con otros niños: fundamental

Poco a poco vamos dejando atrás los peores momentos de la pandemia en los que las relaciones sociales se paralizaron.

Los niños sobrellevaron esa situación como auténticos campeones y tuvieron que aceptar que no podían relacionarse con otros niños.

Pero, como decíamos, esa situación ha cambiado y los niños pueden volver a jugar con sus amiguitos, algo que es fundamental para su aprendizaje y su bienestar.

En el post de hoy hablamos de la importancia de que los niños jueguen con otros niños.

Sus amiguitos forman parte de su círculo de confianza

El día a día de un niño se limita a la relación que tiene con sus padres y sus familiares más cercanos y las relaciones con sus amigos.

Su realidad social es básicamente esa, por eso es tan importante la interacción con otros niños durante la infancia.

Los amigos no sólo son compañeros de juegos, sino que ayudan al desarrollo emocional y social de los niños.

El aprendizaje y la autoestima a través de la amistad

Los otros niños son con los primeros con los que los peques aprenden a relacionarse fuera del núcleo familiar, normalmente son los compañeros del colegio.

Jugando con ellos aprenden habilidades sociales y muchos valores como a compartir, a ayudar a los demás, a ser empático, a resolver problemas y a desenvolverse en su comunicación.

“La relación de los niños con sus iguales es muy importante sobre todo porque provoca una estimulación natural que es necesaria para el sistema nervioso. Al final, nuestro desarrollo está mediado por la relación con los demás. Una parte viene dada por la relación con los propios padres y otra gran parte por la relación con otros niños. Todo ello hace que tengamos unas redes de estimulación, somos seres sociales por naturaleza y eso provoca un desarrollo sano del cerebro” explica la psicóloga y doctora en neurociencia Ana Asensio

Al jugar con otros niños también se sienten aceptados por sus iguales. Todo el mundo necesita amigos y tenerlos les ayuda a mejorar su autoestima.

Se sienten queridos y necesarios.

Está claro que hay niños más introvertidos y les cuesta más relacionarse.

Hay que dejarles su espacio y poco a poco a través del juego se irán integrando y haciendo amistades.

Relacionarse y jugar con otros niños les dará confianza en sí mismos y les ayudará a adquirir una serie de habilidades que conservarán cuando sean adultos.

Cómo detectar el acoso escolar

El acoso escolar o bullying es uno de los principales miedos de los padres cuando nuestros hijos comienzan a ir al colegio.

Saber detectarlo a tiempo es fundamental para ayudar a nuestros hijos y acabar con el problema.

En el post de hoy te contamos cómo detectar el acoso escolar.

¿Qué es el bullying o acoso escolar?

Antes de nada debemos saber exactamente a qué conductas podemos ponerles la etiqueta de acoso escolar.

Es normal que nuestros hijos tengan algún encontronazo con alguno de sus compañeros, incluso alguna pelea.

No todos tenemos el mismo feeling con todo el mundo y los niños al ser pequeños y no saber todavía controlar bien sus emociones pueden solucionar un problema con una pelea.

Evidentemente habrá que tomar medidas y explicarles que esas no son las maneras de solucionar nada.

Hablamos de acoso escolar cuando se producen agresiones físicas y/o psicológicas de forma constante y durante un período largo de tiempo.

Estas conductas además suelen seguir un patrón en el que el niño que sufre el acoso está solo y el resto de niños que son testigos de lo que sucede no suelen intervenir por miedo a represalias.

Señales de alarma del acoso escolar

Cuando un niño está sufriendo bullying, hay una serie de cambios en su conducta que deben hacer saltar todas nuestras alarmas.

Según la web stopbullying.gov las señales de advertencia que debemos tener en cuenta son:

  • Lesiones inexplicables
  • Pérdida o rotura de ropa, libros, dispositivos electrónicos o joyas
  • Dolores de cabeza o estómago frecuentes, sensación de malestar o simulación de enfermedad
  • Cambios en los hábitos alimentarios, como saltarse horarios de comidas o atracarse. Los niños pueden llegar de la escuela con hambre porque no almorzaron.
  • Dificultad para conciliar el sueño o pesadillas frecuentes
  • Calificaciones bajas, pérdida de interés en las tareas escolares, o el niño se niega a ir a la escuela
  • Pérdida repentina de amigos o deseo de evitar situaciones sociales
  • Sentimientos de impotencia o disminución de la autoestima
  • Comportamiento autodestructivo como escaparse del hogar, autoinfligirse heridas o hablar de suicidio

¿Qué hacer si nuestro hijo sufre bullying?

Si nuestro hijo sufre acoso escolar, en primer lugar debemos apoyarle al máximo y decirle que vamos a ayudarle para que termine.

Actualmente existen unos protocolos de actuación en los centros escolares para gestionar este tipo de situaciones.

Debemos ponernos en contacto con el colegio y con los profesores para que nos ayuden en el proceso y que el problema se solucione.

Sería conveniente que el niño contase con ayuda de un psicólogo para recuperar la confianza en sí mismo y su autoestima.

Os indicamos el enlace de la Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar para ampliar información y solventar cualquier duda que tengáis.

Lo imprescindible es no quitarle importancia al asunto y apoyar y respaldar a nuestro hijo 100%.

El bullying es un problema muy grave y hay que atajarlo lo más rápido posible para que no tenga consecuencias.

Enseña a tus hijos a ayudar en casa

Aunque nuestros hijos sean pequeños, pueden empezar a realizar ciertas tareas en casa, así nos ayudarán y además se sentirán realizados al ver que ya pueden colaborar.

En el post de hoy te contamos qué tareas podemos encargarles.

Enseñarles a guardar y ordenar sus juguetes

El punto de partida es enseñarles a ser ordenados y organizados, ya sea en casa, en la guardería o en el colegio.

En casa podemos empezar con sus juguetes. Algo habitual en los niños es ponerse a jugar y cuando acaban dejan todo tal cual está.

Muñecas, coches, figuras de acción… todo por ahí tirado. Les tenemos que explicar que cuando se termina de jugar hay que guardarlo y eso también es una forma de cuidar de nuestra casa.

Para hacerlo más divertido y motivarlos a que recojan todos sus juguetes podemos comprar unos cubos y decorarlos según el tipo de juguete que vaya dentro.

Las muñecas pueden ir a un contenedor decorado como una casita y los coches de juguete pueden guardarse en un contenedor decorado con ruedas y pegatinas en los parachoques, por ejemplo.

Nos lo pasaremos genial preparándolo todo y decorando los cubos, seguro que les encantará guardarlo todo en su sitio.

Su habitación, sus dominios

Además del tema de los juguetes, si ya son un poquito más mayores, podemos ampliar sus responsabilidades al resto de su habitación.

Que cuando lleguen a casa y se cambien de ropa, lleven la ropa sucia al cesto para lavar y que la mochila y las cosas del cole estén en su lugar y ordenadas.

Si ya tienen unos 8 o 9 años pueden empezar a hacer su cama, al principio les costará pero con la práctica irán mejorando.

Con esa edad también nos pueden empezar a ayudar con la limpieza de su habitación. Podemos darles un plumero para que quiten el polvo, por ejemplo.

Tareas básicas de convivencia

Además de enseñarles a ser ordenados y responsables con su habitación, también pueden ayudarnos en otros aspectos del día en casa.

Pueden ser los encargados de poner la mesa en alguna de las comidas del día y llevar sus platos y sus vasos a la cocina una vez hayan terminado.

Si generan algún residuo como el envoltorio de un caramelo o una servilleta sucia, hay que tirarlo a la basura y no dejarlo encima de la mesa.

Con nuestra supervisión pueden ayudarnos a lavar los platos, nosotros enjabonando y ellos enjuagando, por ejemplo.

Si tenemos alguna mascota, peces, tortugas, gato, perro… pueden encargarse de darles de comer.

Tips para motivarles a ayudar en casa

Una vez se pasa la novedad de la tarea a realizar puede que les cueste y protesten cuando les mandamos hacer algo, por eso hay algunos tips para hacerlo más llevadero.

Siempre hay que enfocarlo de forma divertida y que la actividad sea algo fácil y que les guste, como por ejemplo lo que hemos comentado de antes de guardar sus juguetes en cubos customizados.

Podemos ofrecerles pequeñas recompensas, por ejemplo, si durante la semana tiene ordenado y recogido su cuarto, el fin de semana tendrá un premio que puede ser hacer alguna actividad que le apetezca como ir al cine o a merendar fuera.

Si nuestros hijos ya son más mayorcitos podemos fijar una paga semanal o mensual.

Hay que apoyarlos siempre, aunque la cama no le haya quedado muy bien no hay que criticarles, valoraremos su esfuerzo. Nuestros peques se sentirán orgullosos y valorados.

Nunca hay que utilizar las tareas de casa como castigo, solo conseguiremos que las hagan a disgusto y mal y que lo relacionen como algo negativo.

Son pequeñas tareas que les harán sentirse valorados, lo que reforzará su autoestima.

Los niños son esponjas, si les enseñamos a ser responsables y valoramos sus esfuerzos, adquirirán el hábito de ayudar en casa.

¿Cada cuánto tiempo hay que limpiar los juguetes de nuestros hijos?

Los que tenemos niños en casa sabemos que sus juguetes y muñecas se pasean por cada rincón de la casa.

Y que además, la mayor parte del tiempo están en el suelo, pues es donde suelen jugar los peques.

Esos mismos muñecos que acumulan polvo y suciedad, muchas veces acaban en la boca de nuestros hijos.

En el artículo de hoy os contamos cada cuánto tiempo hay que limpiar los juguetes para mantenerlos limpios y evitar infecciones y enfermedades.

¿Qué daños para la salud de nuestros hijos puede provocar un juguete sucio?

Un juguete sucio puede ocasionar desde alergias hasta una infección más grave, pasando por hongos o erupciones.

Los pequeños de la casa son muy dados a meterse todo en la boca, además abrazan e incluso duermen con algunas de sus muñecas.

Así que un buen mantenimiento y la limpieza habitual de los juguetes de nuestros hijos, nos evitará algún que otro quebradero de cabeza.

Los peluches y muñecas de tela

Los peluches pueden acumular polvo y producir mucha alergia a los más pequeños.

Además suelen ser los juguetes elegidos para dormir con ellos, por lo que están en contacto directísimo con nuestros hijos.

Lo más sencillo es meterlos en la lavadora y dejar que el agua y el detergente hagan su magia.

Una vez lavados, debemos asegurarnos de que se secan correctamente ya que si quedase algo de humedad en su interior, podrían aparecer hongos.

Juguetes y muñecas de plástico

Si el juguete es enteramente de plástico y no posee ningún dispositivo electrónico que pueda dañarse, podemos dejarlo como nuevo con un poco de agua y jabón y una esponjita.

Debemos tener en cuenta que hay muñecas, como los Bebé Reborn que requieren un cuidado especial a la hora de limpiarlos.

Altea Bebé Reborn

En ese caso, solo habrá que elegir un jabón suave o neutro que no dañe el material del que está fabricado.

Si el juguete lleva pilas o dispositivo electrónico, no se puede mojar ya que se estropearía. En ese caso lo más cómodo es limpiarlos con un paño o trapo con un poco de limpiador desinfectante.

Juguetes de bebés

Estos son los más delicados y los más importantes a la hora de higienizar, ya que los bebés se lo llevan todo a la boca.

Lo más sencillo en este caso es hervir los juguetes en agua durante unos 10-15 minutos.

Los juguetes de los bebés suelen ser mordedores y otros objetos diseñados para que efectivamente los peques los puedan morder, por lo que es muy importante esterilizarlos bien.

¿Cómo mantener los juguetes limpios durante más tiempo?

Lo ideal es limpiarlos cada 15 días aproximadamente para que el polvo no se acumulen en exceso.

Para evitar que los juguetes no se ensucien tan fácilmente, es guardarlos bien.

Ya sabemos que es complicado y que la gran mayoría de las veces, los juguetes acaban almacenados en lugares donde nuestros hijos los puedan coger con facilidad y por tanto, están más expuestos.

Pero lo ideal seria guardarlos en algún sitio con cierre hermético o en alguna bolsa que se cerrara bien y donde el polvo no entrase.

No obstante, dándoles una pasada cada 15 días conseguiremos que la suciedad no se acumule y que nuestros hijos jueguen felices y seguros.

Vuelta a las rutinas. Consejos para que los niños se adapten

Aunque pareciera que no iba a llegar nunca, el cole y el resto de rutinas ya están aquí.

En el artículo anterior os dábamos algunos consejos para ir preparando a los peques de la casa para la vuelta al cole, pero también deben volver a habituarse al resto de rutinas diarias.

Hoy os damos algunos trucos para que los niños se adapten a la perfección al resto de quehaceres diarios.

Planificar es la clave

Ahora mismo estamos intentando sobrevivir a los primeros días de clase y a todos sus preparativos.

Volver a acostumbrarse a horarios y disciplinas cuesta un poquito, por lo que lo mejor que podemos hacer es planificarnos bien.

Sabemos que los primeros días son un poco caóticos, pero pasado ese período debemos organizarnos bien para que no suponga un perjuicio para nuestros hijos y acabe afectándoles.

Lo ideal es sentarnos con nuestros hijos y que ellos nos ayuden a elaborar el calendario semanal, pueden dibujarlo y pintarlo ellos mismos.

En el calendario debemos poner todo lo que tenemos que realizar durante la semana como las actividades extraescolares, visitas al médico, exámenes… cualquier cosa que tengamos que realizar durante esos días.

De este modo podremos organizarnos con antelación y no se nos olvidará nada.

Horarios y comidas

Las vacaciones suelen traducirse en descontrol de horarios y comidas en general.

Los primeros días de curso, nuestros hijos pelearán por mantener ese ratito de más que les hemos dejado de ver la tele por las noches durante el periodo estival.

Pero tenemos que explicarles que ahora van a madrugar más y la importancia de dormir las horas necesarias.

Debemos establecer un horario para irse a la cama y volver a marcar las rutinas de ir al baños, lavarse los dientes, leer un cuento y a dormir.

En cuanto a las comidas, si los dejamos a comer en el comedor del colegio, estaría bien planear las cenas para que sean más o menos complementarias a lo que han comido en el cole y no repetir.

Si no se quedan a comer, sería conveniente planificar ambas comidas para asegurarnos que nuestros peques disfrutan de una alimentación sana y equilibrada.

En esto también nos pueden dar su opinión y además a los padres nos ayudará muchísimo tener el menú planificado.

Incluso podemos dejarlo hecho con antelación, así no iremos con prisas y terminaremos comiendo todos cualquier cosa.

Nuestro tiempo: el mejor regalo para nuestros hijos

La inmensa mayoría tenemos días muy ajetreados y a menudo llenos de complicaciones y estrés.

Entre ese ajetreo diario a veces olvidamos que nuestros hijos también sienten lo mismo a su nivel.

Tenemos que encontrar tiempo para hablar con ellos, que nos cuenten su día, sus inquietudes y que en definitiva, se sientan escuchados y apoyados.

La vuelta a la rutina de toda la familia se convierte en algunas ocasiones en una sensación de abandono para los más pequeños. Ellos vuelven al cole, nosotros a nuestros trabajos y a penas nos vemos un ratito por las noches.

Si por desgracia nuestra situación es así, tenemos que hacer que esos ratitos sean especiales y dedicar a nuestros hijos toda nuestra atención.

Si se sienten seguros, apoyados y queridos, la vuelta a la rutina y su día a día serán muchísimo mejores.

Vuelta al cole: vamos a organizarnos

La vuelta al cole ya está aquí y como cada septiembre toca organizarnos para tenerlo todo a punto.

En el post de hoy te damos algunos consejos para encarar de la mejor manera el inicio del nuevo curso escolar.

La seguridad es lo primero

Las medidas de seguridad e higiene siguen siendo prioritarias en esta vuelta al cole.

Debemos recordar a nuestros hijos la importancia de seguir las normas de higiene como:

  • Lavarse las manos
  • Usar la mascarilla
  • Respetar la distancia de seguridad
  • No compartir comida ni botellas de agua
  • No compartir el material escolar

Son las medidas básicas que ya se aplicaron en el curso anterior, pero es conveniente repasarlas con ellos para que las tengan presentes en la vuelta a las clases.

Adaptar los horarios

Por regla general, en vacaciones los niños se acuestan y se levantan más tarde.

Por ello, es conveniente comenzar a modificar los horarios unas dos semanas antes de comenzar el curso.

Así nuestros hijos se irán habituando y no notarán los madrugones de golpe.

Volver a la rutina del colegio supone cambiar los hábitos de sueño, pero también significa someter al cuerpo a un mayor desgaste mental y físico.

Por eso hay que ir adaptando nuestras jornadas poco a poco para que sean lo más parecidas posible a como serán una vez comenzado el curso.

Todo listo para la vuelta al cole

Aunque no lo creas, a los niños también les genera estrés y nervios tener que volver a las aulas.

Para evitar generarles ansiedad hay que organizar todo lo necesario con tiempo de antelación.

Revisar que tenemos todos los libros y material escolar que nos haya solicitado el colegio y enseñárselo a nuestros hijos es positivo.

Así podrán ir familiarizándose con los libros que van a estudiar y podrán incluso prepararse ya su mochila y tenerla preparada sin prisas de último momento.

Nos vamos de tiendas

Si vuestros hijos acuden a un cole en el que se lleva uniforme, hay que sacar los del curso anterior y probarlo todo para comprobar si es necesario comprar algo.

Es conveniente comprar 2 prendas de cada para así tener cambio cuando laves el uniforme.

Si en el cole no usan uniforme, hay que hacer un tanto de lo mismo, hay que sacar la ropa y ver qué es lo que les viene y lo que no.

Si tienes que comprar ropa nueva, apuesta por prendas que sean ante todo cómodas para su día a día en clase.

Si tus hijos ya tienen 8 años o más, llévatelos contigo a comprar su ropa y que den su opinión.

Son ellos los que van a llevarla a diario y les encantará elegirla.

Hay que ser comprensivos con nuestros peques

Como ante todo cambio, es normal que los días previos a comenzar las clases nuestros hijos estén nerviosos ante la expectativa de volver a la rutina.

Tenemos que ser pacientes y dedicarles tiempo, disfrutar de los últimos días de vacaciones y hacer algo especial, como ir a comer a algún sitio que les guste o llevarlos al cine o a la playa, a modo de despedida de las vacaciones.

Si los primeros días de cole están algo irascibles también es normal, aunque pasen cada septiembre por el mismo trámite, son niños y les cuesta un poco adaptarse de nuevo a una rutina más estricta que la que han tenido en los meses de vacaciones.

Con organización, paciencia y cariño la vuelta al cole será un éxito seguro 😉

Planazos para disfrutar con los niños en verano

Niños en casa y verano es una combinación que puede resultar complicada porque los días son muy largos y las ideas se nos acaban.

En el post de hoy os traemos una selección de los mejores planazos de verano para divertirnos y disfrutar en familia.

La playa o la piscina, la cuestión es estar en remojo

Sin duda, el elemento imprescindible de cualquier verano es el agua. Si vivimos en una ciudad con playa un plan estupendo para disfrutarla con niños es ir con ellos y hacer una merienda cena.

De este modo evitaremos las horas de más calor y aglomeración de gente, pero igualmente podrán darse un baño, jugar en la arena y terminar cenando al fresco de la brisa marítima.

Si no tenemos la suerte de vivir en una localidad costera, las piscinas son otro plan que les encanta a los niños.

Si tenemos piscina en casa a disfrutarla, seguro que nos cuesta sacar a los peques del agua. si no tenemos piscina a mano, podemos hacer una excursión a alguna de las piscinas municipales que seguro hay en nuestra ciudad.

Estas piscinas suelen tener habilitadas zonas específicas para baño libre y un amplio horario para poder disfrutarlas.

Parques acuáticos

Otro planazo con agua y niños es pasar el día en un parque acuático. Los más pequeños de la casa se lo pasarán bomba además de ser una actividad muy refrescante para combatir el calor.

Además estos parques tiene atracciones adaptadas para todas las edades, así que tengan los años que tengan nuestros hijos, les encantará.

Ir al autocine

Ver una película en el autocine es un plan estupendo para una noche de verano. Les divertirá mucho la idea de ver una peli en el coche, cenar y tomar palomitas.

¡Un planazo al aire libre!

De picnic por el campo

Hacer un picnic a la sombra de los árboles, tras un paseo por la montaña es otro gran plan para pasar un día de verano con niños.

Seguro que encontramos alguna ruta fácil y alguna zona con merenderos en los que parar a descansar y a reponer fuerzas.

Les encantará preparar sus mochilas, trazar el mapa de la ruta que vamos a hacer y preparar la comida.

De acampada en el jardín

A veces no hay que irse muy lejos para pasar un día de aventuras. Si tenemos jardín en casa podemos montar una acampada para los más pequeños.

Ponerles una tienda de campaña, que se preparen sus mochilas y a dormir al aire libre.

Como podéis ver no hace falta mucho para organizar un día estupendo con niños para lo que queda de verano.

¿Y vosotros, qué planazos de verano con niños soléis organizar?