Viendos las entrasdas etiquetadas en niños

¿Cada cuánto tiempo hay que limpiar los juguetes de nuestros hijos?

Los que tenemos niños en casa sabemos que sus juguetes y muñecas se pasean por cada rincón de la casa.

Y que además, la mayor parte del tiempo están en el suelo, pues es donde suelen jugar los peques.

Esos mismos muñecos que acumulan polvo y suciedad, muchas veces acaban en la boca de nuestros hijos.

En el artículo de hoy os contamos cada cuánto tiempo hay que limpiar los juguetes para mantenerlos limpios y evitar infecciones y enfermedades.

¿Qué daños para la salud de nuestros hijos puede provocar un juguete sucio?

Un juguete sucio puede ocasionar desde alergias hasta una infección más grave, pasando por hongos o erupciones.

Los pequeños de la casa son muy dados a meterse todo en la boca, además abrazan e incluso duermen con algunas de sus muñecas.

Así que un buen mantenimiento y la limpieza habitual de los juguetes de nuestros hijos, nos evitará algún que otro quebradero de cabeza.

Los peluches y muñecas de tela

Los peluches pueden acumular polvo y producir mucha alergia a los más pequeños.

Además suelen ser los juguetes elegidos para dormir con ellos, por lo que están en contacto directísimo con nuestros hijos.

Lo más sencillo es meterlos en la lavadora y dejar que el agua y el detergente hagan su magia.

Una vez lavados, debemos asegurarnos de que se secan correctamente ya que si quedase algo de humedad en su interior, podrían aparecer hongos.

Juguetes y muñecas de plástico

Si el juguete es enteramente de plástico y no posee ningún dispositivo electrónico que pueda dañarse, podemos dejarlo como nuevo con un poco de agua y jabón y una esponjita.

Debemos tener en cuenta que hay muñecas, como los Bebé Reborn que requieren un cuidado especial a la hora de limpiarlos.

Altea Bebé Reborn

En ese caso, solo habrá que elegir un jabón suave o neutro que no dañe el material del que está fabricado.

Si el juguete lleva pilas o dispositivo electrónico, no se puede mojar ya que se estropearía. En ese caso lo más cómodo es limpiarlos con un paño o trapo con un poco de limpiador desinfectante.

Juguetes de bebés

Estos son los más delicados y los más importantes a la hora de higienizar, ya que los bebés se lo llevan todo a la boca.

Lo más sencillo en este caso es hervir los juguetes en agua durante unos 10-15 minutos.

Los juguetes de los bebés suelen ser mordedores y otros objetos diseñados para que efectivamente los peques los puedan morder, por lo que es muy importante esterilizarlos bien.

¿Cómo mantener los juguetes limpios durante más tiempo?

Lo ideal es limpiarlos cada 15 días aproximadamente para que el polvo no se acumulen en exceso.

Para evitar que los juguetes no se ensucien tan fácilmente, es guardarlos bien.

Ya sabemos que es complicado y que la gran mayoría de las veces, los juguetes acaban almacenados en lugares donde nuestros hijos los puedan coger con facilidad y por tanto, están más expuestos.

Pero lo ideal seria guardarlos en algún sitio con cierre hermético o en alguna bolsa que se cerrara bien y donde el polvo no entrase.

No obstante, dándoles una pasada cada 15 días conseguiremos que la suciedad no se acumule y que nuestros hijos jueguen felices y seguros.

Vuelta a las rutinas. Consejos para que los niños se adapten

Aunque pareciera que no iba a llegar nunca, el cole y el resto de rutinas ya están aquí.

En el artículo anterior os dábamos algunos consejos para ir preparando a los peques de la casa para la vuelta al cole, pero también deben volver a habituarse al resto de rutinas diarias.

Hoy os damos algunos trucos para que los niños se adapten a la perfección al resto de quehaceres diarios.

Planificar es la clave

Ahora mismo estamos intentando sobrevivir a los primeros días de clase y a todos sus preparativos.

Volver a acostumbrarse a horarios y disciplinas cuesta un poquito, por lo que lo mejor que podemos hacer es planificarnos bien.

Sabemos que los primeros días son un poco caóticos, pero pasado ese período debemos organizarnos bien para que no suponga un perjuicio para nuestros hijos y acabe afectándoles.

Lo ideal es sentarnos con nuestros hijos y que ellos nos ayuden a elaborar el calendario semanal, pueden dibujarlo y pintarlo ellos mismos.

En el calendario debemos poner todo lo que tenemos que realizar durante la semana como las actividades extraescolares, visitas al médico, exámenes… cualquier cosa que tengamos que realizar durante esos días.

De este modo podremos organizarnos con antelación y no se nos olvidará nada.

Horarios y comidas

Las vacaciones suelen traducirse en descontrol de horarios y comidas en general.

Los primeros días de curso, nuestros hijos pelearán por mantener ese ratito de más que les hemos dejado de ver la tele por las noches durante el periodo estival.

Pero tenemos que explicarles que ahora van a madrugar más y la importancia de dormir las horas necesarias.

Debemos establecer un horario para irse a la cama y volver a marcar las rutinas de ir al baños, lavarse los dientes, leer un cuento y a dormir.

En cuanto a las comidas, si los dejamos a comer en el comedor del colegio, estaría bien planear las cenas para que sean más o menos complementarias a lo que han comido en el cole y no repetir.

Si no se quedan a comer, sería conveniente planificar ambas comidas para asegurarnos que nuestros peques disfrutan de una alimentación sana y equilibrada.

En esto también nos pueden dar su opinión y además a los padres nos ayudará muchísimo tener el menú planificado.

Incluso podemos dejarlo hecho con antelación, así no iremos con prisas y terminaremos comiendo todos cualquier cosa.

Nuestro tiempo: el mejor regalo para nuestros hijos

La inmensa mayoría tenemos días muy ajetreados y a menudo llenos de complicaciones y estrés.

Entre ese ajetreo diario a veces olvidamos que nuestros hijos también sienten lo mismo a su nivel.

Tenemos que encontrar tiempo para hablar con ellos, que nos cuenten su día, sus inquietudes y que en definitiva, se sientan escuchados y apoyados.

La vuelta a la rutina de toda la familia se convierte en algunas ocasiones en una sensación de abandono para los más pequeños. Ellos vuelven al cole, nosotros a nuestros trabajos y a penas nos vemos un ratito por las noches.

Si por desgracia nuestra situación es así, tenemos que hacer que esos ratitos sean especiales y dedicar a nuestros hijos toda nuestra atención.

Si se sienten seguros, apoyados y queridos, la vuelta a la rutina y su día a día serán muchísimo mejores.

Vuelta al cole: vamos a organizarnos

La vuelta al cole ya está aquí y como cada septiembre toca organizarnos para tenerlo todo a punto.

En el post de hoy te damos algunos consejos para encarar de la mejor manera el inicio del nuevo curso escolar.

La seguridad es lo primero

Las medidas de seguridad e higiene siguen siendo prioritarias en esta vuelta al cole.

Debemos recordar a nuestros hijos la importancia de seguir las normas de higiene como:

  • Lavarse las manos
  • Usar la mascarilla
  • Respetar la distancia de seguridad
  • No compartir comida ni botellas de agua
  • No compartir el material escolar

Son las medidas básicas que ya se aplicaron en el curso anterior, pero es conveniente repasarlas con ellos para que las tengan presentes en la vuelta a las clases.

Adaptar los horarios

Por regla general, en vacaciones los niños se acuestan y se levantan más tarde.

Por ello, es conveniente comenzar a modificar los horarios unas dos semanas antes de comenzar el curso.

Así nuestros hijos se irán habituando y no notarán los madrugones de golpe.

Volver a la rutina del colegio supone cambiar los hábitos de sueño, pero también significa someter al cuerpo a un mayor desgaste mental y físico.

Por eso hay que ir adaptando nuestras jornadas poco a poco para que sean lo más parecidas posible a como serán una vez comenzado el curso.

Todo listo para la vuelta al cole

Aunque no lo creas, a los niños también les genera estrés y nervios tener que volver a las aulas.

Para evitar generarles ansiedad hay que organizar todo lo necesario con tiempo de antelación.

Revisar que tenemos todos los libros y material escolar que nos haya solicitado el colegio y enseñárselo a nuestros hijos es positivo.

Así podrán ir familiarizándose con los libros que van a estudiar y podrán incluso prepararse ya su mochila y tenerla preparada sin prisas de último momento.

Nos vamos de tiendas

Si vuestros hijos acuden a un cole en el que se lleva uniforme, hay que sacar los del curso anterior y probarlo todo para comprobar si es necesario comprar algo.

Es conveniente comprar 2 prendas de cada para así tener cambio cuando laves el uniforme.

Si en el cole no usan uniforme, hay que hacer un tanto de lo mismo, hay que sacar la ropa y ver qué es lo que les viene y lo que no.

Si tienes que comprar ropa nueva, apuesta por prendas que sean ante todo cómodas para su día a día en clase.

Si tus hijos ya tienen 8 años o más, llévatelos contigo a comprar su ropa y que den su opinión.

Son ellos los que van a llevarla a diario y les encantará elegirla.

Hay que ser comprensivos con nuestros peques

Como ante todo cambio, es normal que los días previos a comenzar las clases nuestros hijos estén nerviosos ante la expectativa de volver a la rutina.

Tenemos que ser pacientes y dedicarles tiempo, disfrutar de los últimos días de vacaciones y hacer algo especial, como ir a comer a algún sitio que les guste o llevarlos al cine o a la playa, a modo de despedida de las vacaciones.

Si los primeros días de cole están algo irascibles también es normal, aunque pasen cada septiembre por el mismo trámite, son niños y les cuesta un poco adaptarse de nuevo a una rutina más estricta que la que han tenido en los meses de vacaciones.

Con organización, paciencia y cariño la vuelta al cole será un éxito seguro 😉

Planazos para disfrutar con los niños en verano

Niños en casa y verano es una combinación que puede resultar complicada porque los días son muy largos y las ideas se nos acaban.

En el post de hoy os traemos una selección de los mejores planazos de verano para divertirnos y disfrutar en familia.

La playa o la piscina, la cuestión es estar en remojo

Sin duda, el elemento imprescindible de cualquier verano es el agua. Si vivimos en una ciudad con playa un plan estupendo para disfrutarla con niños es ir con ellos y hacer una merienda cena.

De este modo evitaremos las horas de más calor y aglomeración de gente, pero igualmente podrán darse un baño, jugar en la arena y terminar cenando al fresco de la brisa marítima.

Si no tenemos la suerte de vivir en una localidad costera, las piscinas son otro plan que les encanta a los niños.

Si tenemos piscina en casa a disfrutarla, seguro que nos cuesta sacar a los peques del agua. si no tenemos piscina a mano, podemos hacer una excursión a alguna de las piscinas municipales que seguro hay en nuestra ciudad.

Estas piscinas suelen tener habilitadas zonas específicas para baño libre y un amplio horario para poder disfrutarlas.

Parques acuáticos

Otro planazo con agua y niños es pasar el día en un parque acuático. Los más pequeños de la casa se lo pasarán bomba además de ser una actividad muy refrescante para combatir el calor.

Además estos parques tiene atracciones adaptadas para todas las edades, así que tengan los años que tengan nuestros hijos, les encantará.

Ir al autocine

Ver una película en el autocine es un plan estupendo para una noche de verano. Les divertirá mucho la idea de ver una peli en el coche, cenar y tomar palomitas.

¡Un planazo al aire libre!

De picnic por el campo

Hacer un picnic a la sombra de los árboles, tras un paseo por la montaña es otro gran plan para pasar un día de verano con niños.

Seguro que encontramos alguna ruta fácil y alguna zona con merenderos en los que parar a descansar y a reponer fuerzas.

Les encantará preparar sus mochilas, trazar el mapa de la ruta que vamos a hacer y preparar la comida.

De acampada en el jardín

A veces no hay que irse muy lejos para pasar un día de aventuras. Si tenemos jardín en casa podemos montar una acampada para los más pequeños.

Ponerles una tienda de campaña, que se preparen sus mochilas y a dormir al aire libre.

Como podéis ver no hace falta mucho para organizar un día estupendo con niños para lo que queda de verano.

¿Y vosotros, qué planazos de verano con niños soléis organizar?

Trucos para prevenir las picaduras de mosquitos

El verano nos trae muchas cosas buenas como la playa, las vacaciones, el buen tiempo… y otras no tan buenas, como los mosquitos.

En el artículo de hoy os damos algunos trucos para prevenir y aliviar las picaduras de los mosquitos.

¿Cómo nos detectan los mosquitos?

Los mosquitos hembra son las que pican ya que necesitan sangre para su ciclo vital y para esparcir sus huevos.

Los mosquitos nos detectan principalmente a través del olfato, ya que detectan el CO2 que emitimos al respirar.

Una vez que nos han detectado y se acercan, entra en juego el aspecto visual y se dirigen al estímulo que les resulta más atractivo visualmente.

Cuando ya los tenemos merodeando a nuestro alrededor, lo que termina de atraerlos es nuestro calor corporal.

Vamos que nos detectan, fijan su objetivo y a por nosotros 🙁

Hay ocasiones que los mosquitos se ceban especialmente con los más pequeños de la casa, por lo que hay ciertos trucos que podemos llevar a cabo para intentar evitar sus molestas picaduras.

Trucos para prevenir las picaduras de mosquito

Pues aunque resulte muy obvio, la principal medida es la de cubrir la piel. Sabemos que en verano es complicado debido a las altas temperaturas.

Los mosquitos suelen estar más activos a partir del atardecer, por lo que si vamos a estar en el exterior podemos ponerles a los niños pantalón largo y manga larga.

Está claro que deben de ser de un material muy fino y transpirable para que no sea peor el remedio que la enfermedad.

También podemos utilizar pulseras antimosquitos. Las hay especiales para niños y son muy cómodas. Suelen estar impregnadas con citronela, un aroma que repele a los mosquitos.

No suelen ser extremadamente efectivas por lo que podemos utilizar también algún tipo de repelente.

En este caso hay que llevar cuidado con la composición química de algunos de estos productos, ya que en algunos casos su uso no está recomendado en niños.

Así que deberemos utilizar repelentes que sean aptos para los niños, y en cualquier caso, siempre que se lo pongamos debemos tener especial cuidado en no rociarles las manos, ya que se las llevan a la boca, ni cerca de los ojos para evitar que se les irriten.

Repelentes naturales

Hay una serie de aromas naturales que por algún motivo, los mosquitos no pueden soportar. Podemos crear nuestros propios repelentes a partir de estos productos naturales.

La citronela

Como ya hemos comentado, el aroma de la citronela no les gusta nada a los mosquitos.

Ya existen en el mercado velas, colonias o lociones con este olor. Nosotros podemos impregnar la ropa de nuestros peques con citronela, es mejor que ponerlo directamente sobre la piel, ya que puede provocar alguna reacción.

La Lavanda

La lavanda es otro de los aromas que actúa como repelente de los mosquitos.

Podemos mezclar aceite de lavanda con la colonia de los más pequeños y aplicársela.

El aceite de almendras

El aceite de almendras posee un aroma que no les gusta demasiado a los mosquitos, así que podemos extender unas gotitas por la piel de los niños. Además les hidratará.

Convierte tu casa en un búnker antimosquitos

Os hemos dado algunos consejos para cuando estemos en el exterior, pero por desgracia, los indeseados mosquitos se cuelan también en casa.

Lo primero para asegurarnos de que no pasa ni uno, es instalar mosquiteras en todas las ventanas y puertas de la terrazas. De este modo podremos tenerlas abiertas para que entre el fresco sin que se cuele ni un mosquito.

También podemos utilizar los enchufes de insecticida líquido. Los encendemos al irnos a dormir y desprenden un olor que repele a los mosquitos para que los más pequeños puedan dormir tranquilamente.

Hay plantas como los geranios y la albahaca que repelen a los mosquitos, asi que podemos comprar varias y distribuirlas por casa.

Si a pesar de todo les pican

Si a pesar de todos nuestros esfuerzos, los mosquitos terminan picando a nuestros hijos, podemos hacer varias cosas para aliviarles el picor.

Debemos lavarle la picadura con agua y jabón para limpiar la zona, además el agua fresquita les aliviará.

De igual modo podemos aplicar hielo sobre la zona. La piel de los más pequeños es muy delicada y a menudo una simple picadura de mosquito puede enrojecerse e inflamarse bastante. Con el hielo se calmará la zona.

Si a pesar de esto, a los pequeños les molesta la picadura y no conseguimos aliviarlos, podemos comprar de la farmacia alguna crema calmante elaboradas a base de caléndula y otros elementos naturales y que reducirán el picor.

Sólo nos queda desearos que disfrutéis de un feliz verano libre de mosquitos, a ser posible 😉

Si conoces algún otro truco para evitar las picaduras de los mosquitos en niños o aliviar sus síntomas, ¡compártelo con nosotros!

Juegos para potenciar el aprendizaje

Ya están aquí las vacaciones de verano y tenemos que felicitar a los niños por haber superado este curso tan complicado por la pandemia, son unos verdaderos héroes.

Se merecen un descanso y disfrutar del verano, pero estos meses que quedan hasta la vuelta al cole pueden hacerse muuuy largos.

En el post de hoy os hablamos de juegos con los que se entretendrán y divertirán y además les ayudarán a potenciar su aprendizaje.

Jugar, la mejor manera de aprender

Ya hemos comentado alguna vez que jugar es la manera más efectiva de aprender para los niños.

Mientras se divierten van adquiriendo diferentes habilidades, bien lingüísticas, de memoria, de lectura… existen muchas opciones.

Muchos profesores ya utilizan este tipo de juegos en sus clases, ya que los peques se motivan a participar y mediante el juego van asimilando los conocimientos.

En casa también podemos proponerles estos juegos para que estén entretenidos durante los largos días de verano y que además les sirva para seguir aprendiendo.

Juegos para potenciar el aprendizaje

Hay muchos tipos de juego para estimular el aprendizaje y la concentración.

Adivinanzas

A los niños les encantan las adivinanzas y es una manera muy divertida de estimularles para que utilicen el pensamiento lógico, la concentración y la comprensión.

Tienen que prestar atención y analizar bien las palabras para intentar descifrarlas. Organiza una tarde de concurso de adivinanzas, se lo pasarán bomba.

Puzzles

Los puzzles son un clásico entre los clásicos pero es cierto que nunca fallan. Podemos comprar unos cuantos, la dificultad dependerá de la edad de los niños.

Además, hay mucha variedad por lo que podemos elegir puzzles de dibujos que les gusten a los niños. Les encantará formar las imágenes de sus personajes favoritos.

Encontrar las diferencias

Este pasatiempo es ideal para fomentar la concentración, ya que deben estar muy atentos a las imágenes y analizarlas para encontrar las diferencias entre ambas.

Lo mejor de todo es la alegría que les da cuando consiguen encontrarlas todas.

Unir las parejas

Este juego suele ser de cartas, se colocan todas bocabajo y hay que ir levantando y memorizando la posición para cuando encontremos la pareja, unirlas.

Pueden ser dos cartas iguales o estar relacionadas, por ejemplo una con la imagen de un futbolista y otra con la imagen de un balón.

Lo bueno de este juego es que podemos animarnos a hacerlo casero, recortamos cartulinas del tamaño aproximado de cartas y dibujamos lo que nos apetezca, personajes de dibujos, nombres, profesiones, animales…

Nos lo pasaremos genial eligiendo los personajes, dibujándolos y luego jugando.

Sopas de letras y de números

Otro juego clásico que ayudará al aprendizaje lingüístico y matemático.

Con las sopas de letras, los niños se familiarizan con las letras y se estimula la formación de palabras y la lectura.

Este juego también podemos crearlo de forma casera, formando una sopa de letras con los nombres de los peques, de sus amigos, de películas que les gusten…

Con los sudokus ocurre lo mismo, podemos hacer uno fácil, adaptado a la edad de los niños, así fomentaremos el cálculo mental.

Si nos organizamos bien y lo planteamos como una actividad divertida, conseguiremos que nuestros hijos pasen un rato entretenidos a la vez que ejercitan la mente.

Si conoces más juegos y pasatiempos ideales para que los niños aprenden mientras juegan, compártelos con nosotros 😉

La importancia del juego simbólico

Jugar es lo que más le gusta a los niños, de eso no tenemos dudas.

Da igual que sea a un juego de mesa, a los coches, al aire libre a la videoconsola… no se cansan nunca.

Pero hay un tipo de juego en concreto que es muy beneficioso para ellos y que les ayuda a comprender el mundo y a aprender los comportamientos sociales.

El conocido como juego simbólico es de vital importancia para el desarrollo de los más pequeños. Imitar las situaciones de la vida diaria es su primer contacto con la sociedad y la mejor manera de ir comprendiendo su funcionamiento.

Hablamos del juego simbólico. Hoy te contamos en qué consiste y los beneficios que tiene para los más pequeños de la casa.

¿En qué consiste el juego simbólico?

Es el tipo de juego en el que la imaginación es la protagonista absoluta, es decir, es todo aquel juego en el que los niños recrean situaciones cotidianas que observan en la vida real.

Jugar a cuidar de sus bebés, a que esa caja enorme es un coche o a que son cajeros de un supermercado, por ejemplo, son casos de juego simbólico.

Beneficios del juego simbólico

El primer y más importante de los beneficios del juego simbólico es que fomenta la imaginación y estimula la creatividad.

Les permite adquirir habilidades sociales y les ayuda a aprender a relacionarse.

Aprenden a trabajar en equipo, a colaborar con otros niños, a compartir, a empatizar…

También les enseña a canalizar sus emociones, a mostrarlas y a controlar los posibles enfados con los compañeros de juego. De este modo también aprender a gestionar este tipo de situaciones de enfrentamiento.

Fomenta el uso del vocabulario y el aprendizaje de nuevas palabras.

Comienzan a comprender cómo es el mundo que les rodea y cómo funciona.

Estimula la confianza y la autoestima.

¿Cómo podemos fomentar el juego simbólico?

Los padres podemos ayudar a nuestros hijos a que jueguen si todavía no lo hacen por sí mismos.

Les encantará que nos sentemos con ellos a jugar. Podemos proponerles nuevos personajes o nuevos escenarios para ampliar su repertorio.

Pasaremos un rato maravilloso con ellos y seguro que nos lo pasamos bomba.

El juego para nuestros hijos es una parte imprescindible en sus vidas, les enseña a conocer las normas sociales, aprenden a ganar y a perder, a solucionar problemas, a expresar mejor sus emociones y, por supuesto, les hace muy felices.

Beneficio pedagógico de los juguetes

Los juguetes y el juego es prácticamente lo único que les preocupa a los niños.

Es lógico y así debe de ser, porque jugar no es solo una actividad para divertirse, sino que es el modo que los niños tienen de aprender a diario.

En el artículo de hoy os contamos el beneficio pedagógico de los juguetes.

La importancia de los juguetes para los niños

Para los niños hay un primer valor sentimental de los juguetes. Más allá de la diversión o de los que puedan aprender, hay un componente de cariño y de pertenencia hacia esos juguetes.

Claudia Bebé llorón

Pero además de ese amor profundo que nuestros peques profesan a algunos juguetes, dependiendo del tipo de juguete que sea, le ayudará a desarrollar ciertas capacidades en su proceso de aprendizaje.

Jugar no solo les divierte, sino que:

  • Estimula su creatividad
  • Ejercita su psicomotricidad
  • Ayuda a potenciar la memoria
  • Les permite estar activos
  • Aumenta su confianza y su autoestima

Qué juguete necesita en cada momento

Hay que tener en cuenta que el juego es indispensable en el desarrollo infantil y que dependiendo de la edad del niño, los juguetes deben adaptarse a su etapa de crecimiento.

Por eso, habitualmente escogemos el juguete según la edad del niño.

Para bebés hasta los 12 meses

Un bebé, conforme van pasando los meses, busca estimulación, por lo que cualquier juguetes que puedan agitar y produzca algún sonido, le encantará.

Además, van adquiriendo habilidades motrices, así que se entretendrán mucho con cualquier juguete que puedan manipular de forma segura y que tenga texturas diferentes y colores llamativos.

Niños hasta 3 años

En esta etapa, los juguetes con las características anteriores siguen siendo importantes en su desarrollo, pero además se añaden otro tipo de juguetes acordes con su crecimiento.

En estos meses es cuando los niños aprenden a caminar, por lo que correpasillos o triciclos fomentarán esta actividad.

También aprenden a hablar y con ello aparece el juego simbólico. Ya les gusta imitar a los adultos y les gustará jugar a que hablan por teléfono, a que nos hacen la comida, a conducir sus coches de juguete…

Es la primera etapa del aprendizaje social, ya que también comienzan a relacionarse con otros niños de su edad.

Niños de 4 años en adelante

Aquí la creatividad y la imaginación comienzan su despegue, por lo que lo ideal son todos los juegos y juguetes que les estimulen.

Juegos de imitación como jugar con las muñecas a cuidarlas, cocinitas, garajes, supermercados, médicos, herramientas… les harán ganar habilidades sociales y confianza en si mismos.

Los juguetes como bicicletas o patines también son ideales para esta etapa, ya que les permitirá mejorar sus habilidades motrices.

Actividades que potencian la creatividad como pintar, crear construcciones y jugar a los disfraces

Juegos de mesa con reglas sencillas que les enseñarán a respetar las normas y a aceptar las derrotas.

Juegos que ejerciten la memoria y la concentración como por ejemplo los puzzles.

Los niños adquieren conocimiento continuamente y prácticamente con cada actividad que realizan, por lo que si lo hacen a través del juego, lo harán mientras se divierten.

Lo mejor de todo es que podemos compartir esos momentos con ellos y disfrutar del juego en familia.

Tips para gestionar los celos infantiles

Ante ciertas situaciones como la llegada a casa de un hermanito o hermanita, es muy complicado que nuestros hijos no sientan celos del recién llegado.

Es algo totalmente normal por lo que no debemos preocuparnos en exceso, pero si es importante saber gestionar la situación, sobre todo para que nuestros hijos se sientan comprendidos y queridos.

En el post de hoy te contamos algunos consejos para gestionar los celos infantiles.

¿Por qué sienten celos?

Por muy bien que intentemos hacerlo, en la mayoría de casos los celos son inevitables, sobre todo si nuestro hijo mayor es todavía pequeño.

Aunque le prestemos atención e intentemos que la situación cambie lo menos posible, lo cierto es que las cosas cambian y por mucho que queramos, ahora tenemos que compartir su atención con un bebé, con lo que eso supone.

Los niños tienden a sentirse desplazados con el nuevo bebé, viendo que ya no son el único centro de atención en la vida de sus padres.

¿Cómo saber que nuestro hijo tiene celos?

Por norma general, los padres ya estaremos atentos a cualquier señal que pueda tener nuestro hijo ante la llegada del recién nacido.

Pero hay comportamientos que nos dirán que efectivamente nuestro peque siente celos.

  • Aprovecha cualquier ocasión para llamar la atención.
  • Está más rebelde y no hace caso.
  • Está menos comunicativo y le cuesta hablar.
  • Comienza a tener problemas para dormir y se despierta con frecuencia.
  • Tiene más rabietas de lo habitual.
  • Pierde el apetito.
  • Empieza a comportarse de un modo más infantil o a comportarse como el hermanito pequeño.

¿Cómo gestionar los celos infantiles?

Ante todo, debemos entender que los celos son una respuesta totalmente natural. Nuestros hijos se sienten vulnerables ante algo desconocido y lo manifiestan de ese modo.

Tenemos que ponernos en su lugar y ser comprensivos. Pedirles que nos cuenten, en la medida de lo posible qué les sucede y cómo se sienten.

Es momento de tener paciencia con ellos, son los primeros que no lo están pasando bien, por lo que debemos intentar no recriminarles en exceso.

Explicarles que nada ha cambiado con respecto a vosotros, que les seguís queriendo igual, es muy obvio, pero ellos sienten que dejamos de quererlos para querer al bebé.

De igual modo, debemos involucrarlos desde el principio en la llegada del hermanito, si les hacemos sentir partícipes diciendo que nos tiene que ayudar a cuidar del bebé porque es el hermano mayor, se sentirá importante y desarrollará un instinto de protección hacia el bebé.

Debemos hacer un esfuerzo y sacar tiempo extra para dedicarle en exclusiva a nuestro hijo mayor. Un recién nacido es absorbente y esa falta de tiempo es lo que primero notará nuestro hijo.

Podemos reservar un ratito para hacer algo sin el bebé, (ver una peli, ir a merendar, jugar a un juego de mesa, un paseo,…) nuestro hijo mayor estará encantado y verá que aunque algunas cosas han cambiado, siempre tendrá el amor incondicional de sus padres.

Actividades para hacer con nuestros hijos en primavera

Niños y primavera es una combinación maravillosa, si sabemos como organizarnos.

Las buenas temperaturas de la época primaveral hace que nos animemos a hacer más actividades, sobre todo si tenemos niños.

En el artículo de hoy os contamos algunas actividades muy divertidas para compartir momentos maravillosos con nuestros hijos.

De paseo por el campo con niños

El campo nos da un mundo de posibilidades para pasar un día estupendo con niños.

Podemos organizar un paseo en bici y un picnic. Hay muchas zonas habilitadas con merenderos que serán geniales para hacer un alto en el camino y reponer fuerzas.

También podemos realizar una ruta de senderismo adaptada para niños. Podemos crear un mapa con el camino que vamos a seguir, un poco de ejercicio nos vendrá genial a toda la familia y para los peques será toda una aventura.

Crear nuestro propio jardín

Es una de las actividades que más gustan a los niños, ya que se sienten muy orgullosos cuando las plantitas comienzan a crecer.

Dependiendo del espacio que tengamos podemos cultivar ciertas cosas. Si lo nuestro tienen que ser un pequeño huerto urbano, plantar orégano, albahaca, pimientos o tomatitos será lo ideal.

Si tenemos un jardín en casa, podemos lanzarnos a cultivar alimentos que necesiten más espacio para sus raíces como las zanahorias.

Nuestros niños serán felices cuando empiecen a ver los resultados y además aprenderán a ser responsables al tener que cuidar de la planta.

Crear manualidades con flores

La primavera es la época de las flores, por eso podemos aprovechar para pasar una tarde entretenida creando adornos y diferentes manualidades con flores.

Las flores naturales hay que cuidarlas, pero podemos crear nuestras propias flores con otros materiales como cartulinas de colores.

Los niños se divertirán mucho creando su ramo de flores, primero dibujándolas en la cartulina y luego recortando y pegando.

Lo bueno es que podemos utilizar muchísimos materiales, desde papel de seda o gomaeva hasta con cosas que tenemos por casa como los rollos vacíos de papel higiénico o cartón de algún envase.

¡Imaginación al poder!

Recetas de primavera

No hay planazos con niños que no incluyan una tarde en la cocina. Este plan lo podemos reservar para alguno de esos días lluviosos tan típicos de la primavera.

Hay muchas recetas que podemos hacer con niños, a ellos además les encanta ponerse manos a la obra y pringarse enteros, pero lo ideal es que cocinemos algo que les guste y que se lo coman una vez cocinado.

Las galletas son una apuesta segura y si además llevan lacasitos el triunfo está asegurado.

Los ingredientes que necesitaremos son los siguientes:

  • 50 gramos de azúcar moreno
  • 50 gramos de azúcar blanca
  • 90 gramos de mantequilla
  • 1 huevo
  • 155 gramos de harina de repostería
  • media cucharadita de esencia de vainilla
  • una pizca de sal
  • media cucharada de bicarbonato
  • Lacasitos

Como cocinar las galletas:

  • Primero precalentamos el horno a 180Cº
  • En un bol mezclamos los dos tipos de azúcar junto a la mantequilla
  • Añadimos la esencia de vainilla y el huevo y seguimos batiendo
  • Agregamos la harina, el bicarbonato y la sal y lo mezclamos todo bien
  • A continuación hacemos unas bolitas con la masa y las colocamos en una bandeja de horno con papel de hornear
  • Aplastamos un poquito las bolitas y les ponemos todos los Lacasitos que queramos
  • Horneamos durante unos 12 minutos aproximadamente y a disfrutar

Esperamos que os gusten las actividades que os hemos propuesto para realizar con vuestros niños en estos días de primavera.

Lo importante, hagáis lo que hagáis, es que disfrutéis de un día estupendo con vuestros hijos.