Viendo las entradas de Sin categoría

Las mejores recetas de verano para niños

A todos con el verano y el calor nos apetece comer cosas más ligeras y refrescantes.

A los niños les sucede lo mismo, lo único que tenemos que intentar es que reciban las vitaminas y nutrientes que ellos necesitan para seguir creciendo.

En el artículo de hoy os damos algunas recetas de verano ideales para los más pequeños de la casa.

Recetas de verano para niños

Pasta Forever

Si hay algo de lo que no se cansan nunca los niños es de comer pasta. Spaguettis, macarrones, espirales… habitualmente con tomate o a la carbonara.

En verano pueden seguir disfrutando de uno de sus platos favoritos pero podemos variarlo un poco y hacerles ensalada de pasta.

Lo bueno de este plato es que hay cientos de combinaciones y podemos añadir a la pasta aquellos alimentos que más les gusten a los niños.

Podemos hacer pasta con atún, con tomatitos cherry, con trocitos de pechuga de pavo y taquitos de queso, con trocitos de pollo, maíz, guisantes, zanahoria…

Las posibilidades son infinitas por lo que acertaremos seguro.

Minihamburguesas de pollo

Esta receta les encantará. Podemos comprar pan de hamburguesa pequeño, que suelen vender en cualquier supermercado

Solo necesitamos pan para hamburguesas de tamaño más pequeño y que suelen vender en cualquier supermercado.

En algunas tiendas también venden hamburguesas de pollo más pequeñas, pero podemos comprar nosotros la carne picada y hacerlas en casa.

Según el gusto de nuestros hijos, podemos añadirle queso, lechuga o tomate y de acompañamiento para que sea más ligero, acompañar nuestra minihamburguesa con una pequeña ensalada o con «patatas de manzana», es decir, gajos de manzana cortados como si fueran patatas fritas.

Brochetas de fruta

Esta receta es ideal para merendar. Una manera de que tomen vitaminas de una manera sana y divertida.

Lo bueno es que las combinaciones son las que queramos y podemos confeccionar las brochetas con las frutas que más les gusten a nuestros peques.

Plátano, fresa y kiwi, melón y sandía, manzana y naranja…

Les hará mucha gracia comérselas dando bocaditos en la brocheta y además es una forma muy vistosa de presentar la fruta, ideal para los niños que les cuesta un poquito tomarla.

Limonada de sandía

Con el calor que hace no hay nada que apetezca más que una limonada fresquita y si le añadimos un poco de dulzor a los niños les encantará.

Sólo necesitamos 2 tazas de agua fría, el zumo de 2 o 3 limones, 700 gramos de sandía licuada y 70 gramos de azúcar.

Lo mezclamos todo bien, lo colamos para que no quede ningún grumo de la sandía y lo enfriamos en la nevera.

¡Estará buenísimo y súper refrescante!

Sándwich helado de cookies

Esta receta es fácil no, lo siguiente. Y lo mejor es que es un postre original y refrescante.

Sólo necesitamos galletitas que no sean muy grandes con pepitas de chocolate, las típicas cookies y helado. El sabor que más les guste a los niños.

Y solo hay que formar un sándwich con una galletita a cada lado y el helado en medio.

El final perfecto para un menú ligero y saludable para un verano con niños.

Trucos para prevenir las picaduras de mosquitos

El verano nos trae muchas cosas buenas como la playa, las vacaciones, el buen tiempo… y otras no tan buenas, como los mosquitos.

En el artículo de hoy os damos algunos trucos para prevenir y aliviar las picaduras de los mosquitos.

¿Cómo nos detectan los mosquitos?

Los mosquitos hembra son las que pican ya que necesitan sangre para su ciclo vital y para esparcir sus huevos.

Los mosquitos nos detectan principalmente a través del olfato, ya que detectan el CO2 que emitimos al respirar.

Una vez que nos han detectado y se acercan, entra en juego el aspecto visual y se dirigen al estímulo que les resulta más atractivo visualmente.

Cuando ya los tenemos merodeando a nuestro alrededor, lo que termina de atraerlos es nuestro calor corporal.

Vamos que nos detectan, fijan su objetivo y a por nosotros 🙁

Hay ocasiones que los mosquitos se ceban especialmente con los más pequeños de la casa, por lo que hay ciertos trucos que podemos llevar a cabo para intentar evitar sus molestas picaduras.

Trucos para prevenir las picaduras de mosquito

Pues aunque resulte muy obvio, la principal medida es la de cubrir la piel. Sabemos que en verano es complicado debido a las altas temperaturas.

Los mosquitos suelen estar más activos a partir del atardecer, por lo que si vamos a estar en el exterior podemos ponerles a los niños pantalón largo y manga larga.

Está claro que deben de ser de un material muy fino y transpirable para que no sea peor el remedio que la enfermedad.

También podemos utilizar pulseras antimosquitos. Las hay especiales para niños y son muy cómodas. Suelen estar impregnadas con citronela, un aroma que repele a los mosquitos.

No suelen ser extremadamente efectivas por lo que podemos utilizar también algún tipo de repelente.

En este caso hay que llevar cuidado con la composición química de algunos de estos productos, ya que en algunos casos su uso no está recomendado en niños.

Así que deberemos utilizar repelentes que sean aptos para los niños, y en cualquier caso, siempre que se lo pongamos debemos tener especial cuidado en no rociarles las manos, ya que se las llevan a la boca, ni cerca de los ojos para evitar que se les irriten.

Repelentes naturales

Hay una serie de aromas naturales que por algún motivo, los mosquitos no pueden soportar. Podemos crear nuestros propios repelentes a partir de estos productos naturales.

La citronela

Como ya hemos comentado, el aroma de la citronela no les gusta nada a los mosquitos.

Ya existen en el mercado velas, colonias o lociones con este olor. Nosotros podemos impregnar la ropa de nuestros peques con citronela, es mejor que ponerlo directamente sobre la piel, ya que puede provocar alguna reacción.

La Lavanda

La lavanda es otro de los aromas que actúa como repelente de los mosquitos.

Podemos mezclar aceite de lavanda con la colonia de los más pequeños y aplicársela.

El aceite de almendras

El aceite de almendras posee un aroma que no les gusta demasiado a los mosquitos, así que podemos extender unas gotitas por la piel de los niños. Además les hidratará.

Convierte tu casa en un búnker antimosquitos

Os hemos dado algunos consejos para cuando estemos en el exterior, pero por desgracia, los indeseados mosquitos se cuelan también en casa.

Lo primero para asegurarnos de que no pasa ni uno, es instalar mosquiteras en todas las ventanas y puertas de la terrazas. De este modo podremos tenerlas abiertas para que entre el fresco sin que se cuele ni un mosquito.

También podemos utilizar los enchufes de insecticida líquido. Los encendemos al irnos a dormir y desprenden un olor que repele a los mosquitos para que los más pequeños puedan dormir tranquilamente.

Hay plantas como los geranios y la albahaca que repelen a los mosquitos, asi que podemos comprar varias y distribuirlas por casa.

Si a pesar de todo les pican

Si a pesar de todos nuestros esfuerzos, los mosquitos terminan picando a nuestros hijos, podemos hacer varias cosas para aliviarles el picor.

Debemos lavarle la picadura con agua y jabón para limpiar la zona, además el agua fresquita les aliviará.

De igual modo podemos aplicar hielo sobre la zona. La piel de los más pequeños es muy delicada y a menudo una simple picadura de mosquito puede enrojecerse e inflamarse bastante. Con el hielo se calmará la zona.

Si a pesar de esto, a los pequeños les molesta la picadura y no conseguimos aliviarlos, podemos comprar de la farmacia alguna crema calmante elaboradas a base de caléndula y otros elementos naturales y que reducirán el picor.

Sólo nos queda desearos que disfrutéis de un feliz verano libre de mosquitos, a ser posible 😉

Si conoces algún otro truco para evitar las picaduras de los mosquitos en niños o aliviar sus síntomas, ¡compártelo con nosotros!

Los mejores experimentos con agua para niños

En verano, los niños y el agua son una combinación ganadora. Con el calor, les encanta estar todo el día a remojo, ya sea en la piscina o jugando a juegos de agua.

Hoy os traemos una alternativa para pasar un día divertido, jugando con agua pero de otro modo.

Toma nota de los mejores experimentos con agua para hacer con niños. ¡Allá vamos!

1. La densidad del agua

Este experimento es muy sencillo de hacer y seguro que les encantará, solo necesitamos:

  • 2 vasos
  • Agua
  • Sal
  • 2 huevos

Llenamos ambos vasos con agua y a uno de ellos le añadimos sal. A continuación ponemos un huevo en cada vaso.

El huevo del vaso sin sal se hundirá al fondo, mientras que el huevo del vaso con sal, flotará.

Esto es debido a que al añadirle sal al agua, ésta se vuelve más densa y «pesa» más.

Con este ejemplo podemos explicarles a los niños, porque algunos objetos, e incluso ellos mismos, flotan en la playa pero no en la piscina.

Además, podemos probar este experimento no sólo con huevos, También con pequeñas piezas de plástico, por ejemplo.

2. Crear niebla

Este experimento dejará alucinados a los peques cuando vean que somos capaces de crear niebla sin salir de casa. Sólo necesitamos:

  • Agua caliente
  • Un vaso de cristal
  • Un colador
  • Hielo

Llenamos el vaso con agua caliente y esperamos unos 30 segundos a que se caliente. Después lo vaciamos hasta aproximadamente la mitad.

Colocamos un colador sobre el vaso con varios cubitos de hielo.

Automáticamente veremos como el agua caliente comienza a convertirse en vapor. Esto se debe a la condensación del agua.

El vapor que queda debajo de los cubitos de hielo se enfría y esas gotitas que quedan suspendidas en el aire forman la niebla.

Un experimento muy sencillo, pero muy visual que les llamará mucho la atención.

3. Magia: mover el agua sin tocarla

Con este experimento, los niños verán cómo se mueve el agua sin tan solo tocarla.

Necesitamos:

  • Un globo
  • Un trapo o paño de microfibra
  • Un grifo con agua

Primero hinchamos el globo y después lo frotamos durante unos segundos con el trapo de microfibra.

Abrimos el grifo para que salga un chorrito fino de agua y acercamos el globo al agua sin llegar a tocarla.

Veremos como el agua se curva sin tocarla.

Esto es debido a que al frotar el globo con el trapo de microfibra, se electriza.

Las moléculas del agua tienen parte negativa y positiva, por lo que al acercar el globo con carga negativa, atrae al agua.

4. Sorpresas congeladas

Este no es un experimento propiamente dicho, pero simplemente les encantará.

Si quieres darles una sorpresa y que se sientan todos unos pequeños arqueólogos, esta idea es perfecta. Apunta:

  • Un globo
  • Una «sorpresa» (muñequito o juguete pequeño)
  • Agua
  • Tijeras

Cómprales algún muñequito o juguete que les guste, lo ideal es que no sea muy grande, ya que tenemos que introducirlo por la boca del globo.

Una vez introducida la sorpresa dentro del globo, lo llenamos de agua y lo cerramos con cuidado de atarlo fuerte para que no se salga el agua.

Lo introducimos en el congelador hasta que se congelen.

Cortamos el globo con unas tijeras y sacamos el bloque de hielo que se habrá formado.

Se lo damos a nuestros peques que tendrán que esperar hasta que se descongele el hielo o intentar descongelarlo para descubrir la sorpresa que guarda en su interior.

Estamos seguros de que a los niños les encantarán todos estos experimentos con agua, aprenderán muchas cosas y, lo más importante, se lo pasarán genial.

Si conoces algún otro experimento con agua para hacer con niños, ¡compártelo con nosotros!

Beneficio pedagógico de los juguetes

Los juguetes y el juego es prácticamente lo único que les preocupa a los niños.

Es lógico y así debe de ser, porque jugar no es solo una actividad para divertirse, sino que es el modo que los niños tienen de aprender a diario.

En el artículo de hoy os contamos el beneficio pedagógico de los juguetes.

La importancia de los juguetes para los niños

Para los niños hay un primer valor sentimental de los juguetes. Más allá de la diversión o de los que puedan aprender, hay un componente de cariño y de pertenencia hacia esos juguetes.

Claudia Bebé llorón

Pero además de ese amor profundo que nuestros peques profesan a algunos juguetes, dependiendo del tipo de juguete que sea, le ayudará a desarrollar ciertas capacidades en su proceso de aprendizaje.

Jugar no solo les divierte, sino que:

  • Estimula su creatividad
  • Ejercita su psicomotricidad
  • Ayuda a potenciar la memoria
  • Les permite estar activos
  • Aumenta su confianza y su autoestima

Qué juguete necesita en cada momento

Hay que tener en cuenta que el juego es indispensable en el desarrollo infantil y que dependiendo de la edad del niño, los juguetes deben adaptarse a su etapa de crecimiento.

Por eso, habitualmente escogemos el juguete según la edad del niño.

Para bebés hasta los 12 meses

Un bebé, conforme van pasando los meses, busca estimulación, por lo que cualquier juguetes que puedan agitar y produzca algún sonido, le encantará.

Además, van adquiriendo habilidades motrices, así que se entretendrán mucho con cualquier juguete que puedan manipular de forma segura y que tenga texturas diferentes y colores llamativos.

Niños hasta 3 años

En esta etapa, los juguetes con las características anteriores siguen siendo importantes en su desarrollo, pero además se añaden otro tipo de juguetes acordes con su crecimiento.

En estos meses es cuando los niños aprenden a caminar, por lo que correpasillos o triciclos fomentarán esta actividad.

También aprenden a hablar y con ello aparece el juego simbólico. Ya les gusta imitar a los adultos y les gustará jugar a que hablan por teléfono, a que nos hacen la comida, a conducir sus coches de juguete…

Es la primera etapa del aprendizaje social, ya que también comienzan a relacionarse con otros niños de su edad.

Niños de 4 años en adelante

Aquí la creatividad y la imaginación comienzan su despegue, por lo que lo ideal son todos los juegos y juguetes que les estimulen.

Juegos de imitación como jugar con las muñecas a cuidarlas, cocinitas, garajes, supermercados, médicos, herramientas… les harán ganar habilidades sociales y confianza en si mismos.

Los juguetes como bicicletas o patines también son ideales para esta etapa, ya que les permitirá mejorar sus habilidades motrices.

Actividades que potencian la creatividad como pintar, crear construcciones y jugar a los disfraces

Juegos de mesa con reglas sencillas que les enseñarán a respetar las normas y a aceptar las derrotas.

Juegos que ejerciten la memoria y la concentración como por ejemplo los puzzles.

Los niños adquieren conocimiento continuamente y prácticamente con cada actividad que realizan, por lo que si lo hacen a través del juego, lo harán mientras se divierten.

Lo mejor de todo es que podemos compartir esos momentos con ellos y disfrutar del juego en familia.

Como combatir la obesidad infantil

La obesidad infantil es sin duda, una de las enfermedades más preocupantes del siglo XXI. En el artículo de hoy te damos alguna pautas para combatirla.

La obesidad infantil es sin duda, una de las enfermedades más preocupantes del siglo XXI.

Por eso, que nuestros hijos tengan una dieta sana es una de las mayores preocupaciones que tenemos los padres.

Hay niños que resultan muy complicados a la hora de comer según qué alimentos y muchas veces caemos en lo fácil, que es darle algo que le gusta, pero que seguramente no es muy saludable.

Pero debemos tener cuidado con estas prácticas ya que pueden terminar en un problema de obesidad para el niño, con las graves consecuencias que conlleva.

En el artículo de hoy te damos alguna pautas para combatir la obesidad infantil.

Consecuencias de la obesidad infantil

La OMS advierte de la delicada situación que se vive respecto a la obesidad infantil y advierte que hasta un 60% de niños que hoy sufren sobrepeso, también lo sufrirán de adultos.

Esto puede provocar riesgos cardiovasculares, diabetes, desórdenes alimenticios y problemas de autoestima, entre otros.

Hay que tener claro que los hábitos alimentarios que adquieran los niños, en la inmensa mayoría de los casos, se mantendrán en su edad adulta.

La alimentación, factor clave

Sabemos que hay alimentos que nos cuesta horrores que los niños se coman, pero tenemos que hacer un esfuerzo por acostumbrarlos a que lo hagan.

Las verduras suelen uno de esos obstáculos insalvables que nos encontramos los padres. Pero debemos intentar que las tomen.

No tienen porque ser todas, es normal que alguna no les guste, pero si hay varias que les hacen medianamente gracia, hay que potenciarlo.

Igual pasa con las frutas o las legumbres, hay que acostumbrarles a que las tomen. No podemos limitarnos a darles siempre los alimentos que les gustan para que coman bien, así que toca ser constantes, ánimo.

Al mismo tiempo tenemos que limitar el consumo de productos demasiado azucarados como refrescos o bollería industrial.

Debemos ofrecerles una dieta variada que incluya lo que hemos comentado, además de carnes, pescados y productos lácteos. Además de beber mucha agua.

Una dieta variada les hará crecer fuertes y sanos.

¡A moverse!

Otro enemigo a combatir frente a la obesidad infantil es el sedentarismo.

En un mundo en el que el entretenimiento se basa fundamentalmente en pantallas, tenemos que motivar a los niños a que se mantengan activos.

Apuntarles a algún deporte o a alguna actividad extraescolar que implique que se muevan será beneficioso para su salud.

Además de combatir la obesidad, fortalecerán músculos y huesos, les ayudará a liberar estrés, les ayudará a socializar y a aprender a trabajar en equipo y se lo pasarán bomba.

Descansar adecuadamente

Los niños necesitan más horas de sueño que los adultos y su descanso es fundamental para su crecimiento.

Un niño que no descansa lo suficiente, será un niño que estará cansado durante el dí, lo que hará que esté más irritable y tienda a comer más debido a la ansiedad por la falta de sueño.

Además el cansancio le hará estar menos activo y sin ganas de moverse.

En resumen, una dieta sana y equilibrada combinada con ejercicio físico son los mejores aliados contra la obesidad infantil.

Os dejamos un enlace de Guía Infantil en el que podéis ver un ejemplo de dieta semanal sana para poner en práctica: menú semanal para prevenir la obesidad infantil.

Feliz Día Internacional del Juego

Hoy 28 de mayo se celebra el Día Internacional del Juego.

Jugar es una acción fundamental en la vida de los niños, no sólo porque se divierten, sino porque a través del juego aprenden continuamente.

En el post de hoy te contamos la gran importancia que tiene que nuestros hijos jueguen y que nosotros juguemos con ellos.

La importancia de los juguetes

Para los más pequeños, sus juguetes son algo más que objetos, son compañeros de juegos, amigos, casi miembros de la familia.

Pero las ventajas del apego que nuestros hijos sienten por sus juguetes no se resume a una simple cuestión de bienestar para ellos, sino que conlleva una serie de beneficios para su desarrollo.

Existen diferentes estudios que indican que jugar favorece el desarrollo de nuestros hijos en el terreno emocional, cognitivo y social.

  • Jugar desarrolla su imaginación.
  • El juego fomenta su creatividad al inventarse historias y situaciones.
  • Jugando aprenden a expresar mejor sus sentimientos, al ser juguetes de carácter afectivo los niños se sueltan y les hablan directamente mostrando lo que sienten.
  • Al ser juegos de imitación, les ayuda mucho a desarrollarse y a entender y reproducir situaciones de la vida cotidiana.
  • Les enseña a aprender hábitos y responsabilidades, ya que juegan a cuidar de ese bebe, teniendo que vestirle, cambiarle, darle de comer…
  • Además el gesto de vestir y desvestir a sus muñecas les hace ejercitar la motricidad fina y la coordinación.
  • Les ayuda a conocer el cuerpo humano.
  • Jugar les enseña a ser más autónomos, cuando juegan en solitario toman decisiones y resuelven problemas por ellos mismos.
  • Cuando juegan con otros niños, aprenden a interactuar, a compartir, a relacionarse con otros, fortalece su vocabulario…

Jugar es su primer contacto con el mundo real, mediante el juego simulan acciones del día a día.

Jugar con nuestros hijos

Vivimos en una sociedad totalmente tecnológica, en la que videoconsolas, tablets y móviles han cambiado la manera en la que juegan nuestros hijos.

No podemos negarles el acceso a la tecnología porque han nacido con ella, pero hay que racionalizarla y fomentar que jueguen a otras cosas.

Podemos involucrarnos y compartir con ellos un rato de juego, ya sea con sus muñecas o a algún juego de mesa, por ejemplo.

Aunque es importante que aprendan a jugar solos, les encantará compartir esos momentos con nosotros.

Fuente: www.muhimu.es

Jugar es algo más que entretenimiento, además de hacer felices a nuestros hijos, es parte fundamental en su desarrollo.

El juego para nuestros hijos es una parte imprescindible en sus vidas, les enseña a conocer las normas sociales, aprenden a ganar y a perder, a solucionar problemas, a expresar mejor sus emociones y, por supuesto, les hace muy felices.

Viajar con niños en coche. Tips para divertirnos durante el viaje

Acaba de finalizar el estado de alarma y la mayoría de las comunidades han levantado su cierre perimetral.

Esta es una buena ocasión para planear un pequeño viaje, algo que ya estábamos deseando.

Los que tenemos niños y hemos hecho ya algún viaje con ellos, sabemos que si hay algo que no tienen es paciencia.

¿Cuánto falta?, tengo pis, tengo hambre, me aburro… son algunas de las frases más repetidas cuando emprendemos un trayecto largo en coche, algo que puede hacer que el viaje se nos haga eterno.

Hoy te contamos algunos juegos con los que entretener a los más pequeños durante el viaje.

Veo Veo

Clásico entre los clásicos, el veo veo puede mantener a nuestros hijos entretenidos durante un rato.

Bien describiendo elementos que se encuentren dentro del coche o bien fuera, podemos ir dando pistas divertidas hasta que lo adivinen.

Inventarnos un cuento

Este juego les encantará, ya que pueden dejar volar su imaginación libremente.

Alguien comienza el cuento: “Érase una vez un gato…”, por ejemplo, el siguiente tiene que continuar añadiendo una frase, luego el siguiente y así hasta ir inventando un divertido cuento entre todos.

La lista de la compra

Este juego, además de ser muy entretenido, les ayuda a ejercitar la memoria, consiste en ir enumerando la lista de la compra: “Cuando vaya al súper voy a comprar leche”.

El siguiente tiene que decir el mismo producto y añadir otro: “Cuando vaya al súper voy a comprar leche y patatas” y así sucesivamente.

Será muy divertido comprobar cuántos productos podemos recordar.

Juegos de matrículas

Los juegos con matrículas son otro clásico de los viajes en coche.

Podemos jugar al par o impar, en el que cada uno va contando cuantas matrículas acabadas en números pares o impares pasan.

También podemos practicar las sumas, sumando los números de las matrículas.

Trucos extra

Además de poner en práctica estos juegos para hacer más llevadero el viaje, hay algunas cosas que deberías poner en práctica para asegurarnos un viaje tranquilo.

Sal de casa lo antes posible

Aunque suponga pegarnos un madrugón considerable, salir de madrugada o antes de que amanezca, nos asegura que los niños dormirán al menos, la primera parte del camino.

Además habrá menos tráfico.

Ten a mano lo indispensable

Aunque vayamos a realizar alguna parada por el camino para comer, lo ideal es que lleves a mano agua y algo de comer por si a los más pequeños les entra hambre.

No te olvides de pañuelos, toallitas, alguna mantita, un cojín… lo que se te ocurra que pueden necesitar tus hijos en un momento dado.

Rotuladores, pinturas y libros para colorear

Si tus hijos no son de los que se marean, pueden entretenerse coloreando y dibujando.

Podemos colocarles la típica bandejita que nos ponemos para cenar en el sofá y que den rienda suelta a su creatividad.

Tirar de tecnología

No nos engañemos, no pasa nada por recurrir a la tecnología y dejarles la tablet para que vean dibujos o alguna consola para que jueguen a algo.

Lo importante es que el trayecto no se haga pesado, (ni a ellos ni a nosotros) y guarden un gran recuerdo de el viaje.

Actividades para hacer con nuestros hijos en primavera

Niños y primavera es una combinación maravillosa, si sabemos como organizarnos.

Las buenas temperaturas de la época primaveral hace que nos animemos a hacer más actividades, sobre todo si tenemos niños.

En el artículo de hoy os contamos algunas actividades muy divertidas para compartir momentos maravillosos con nuestros hijos.

De paseo por el campo con niños

El campo nos da un mundo de posibilidades para pasar un día estupendo con niños.

Podemos organizar un paseo en bici y un picnic. Hay muchas zonas habilitadas con merenderos que serán geniales para hacer un alto en el camino y reponer fuerzas.

También podemos realizar una ruta de senderismo adaptada para niños. Podemos crear un mapa con el camino que vamos a seguir, un poco de ejercicio nos vendrá genial a toda la familia y para los peques será toda una aventura.

Crear nuestro propio jardín

Es una de las actividades que más gustan a los niños, ya que se sienten muy orgullosos cuando las plantitas comienzan a crecer.

Dependiendo del espacio que tengamos podemos cultivar ciertas cosas. Si lo nuestro tienen que ser un pequeño huerto urbano, plantar orégano, albahaca, pimientos o tomatitos será lo ideal.

Si tenemos un jardín en casa, podemos lanzarnos a cultivar alimentos que necesiten más espacio para sus raíces como las zanahorias.

Nuestros niños serán felices cuando empiecen a ver los resultados y además aprenderán a ser responsables al tener que cuidar de la planta.

Crear manualidades con flores

La primavera es la época de las flores, por eso podemos aprovechar para pasar una tarde entretenida creando adornos y diferentes manualidades con flores.

Las flores naturales hay que cuidarlas, pero podemos crear nuestras propias flores con otros materiales como cartulinas de colores.

Los niños se divertirán mucho creando su ramo de flores, primero dibujándolas en la cartulina y luego recortando y pegando.

Lo bueno es que podemos utilizar muchísimos materiales, desde papel de seda o gomaeva hasta con cosas que tenemos por casa como los rollos vacíos de papel higiénico o cartón de algún envase.

¡Imaginación al poder!

Recetas de primavera

No hay planazos con niños que no incluyan una tarde en la cocina. Este plan lo podemos reservar para alguno de esos días lluviosos tan típicos de la primavera.

Hay muchas recetas que podemos hacer con niños, a ellos además les encanta ponerse manos a la obra y pringarse enteros, pero lo ideal es que cocinemos algo que les guste y que se lo coman una vez cocinado.

Las galletas son una apuesta segura y si además llevan lacasitos el triunfo está asegurado.

Los ingredientes que necesitaremos son los siguientes:

  • 50 gramos de azúcar moreno
  • 50 gramos de azúcar blanca
  • 90 gramos de mantequilla
  • 1 huevo
  • 155 gramos de harina de repostería
  • media cucharadita de esencia de vainilla
  • una pizca de sal
  • media cucharada de bicarbonato
  • Lacasitos

Como cocinar las galletas:

  • Primero precalentamos el horno a 180Cº
  • En un bol mezclamos los dos tipos de azúcar junto a la mantequilla
  • Añadimos la esencia de vainilla y el huevo y seguimos batiendo
  • Agregamos la harina, el bicarbonato y la sal y lo mezclamos todo bien
  • A continuación hacemos unas bolitas con la masa y las colocamos en una bandeja de horno con papel de hornear
  • Aplastamos un poquito las bolitas y les ponemos todos los Lacasitos que queramos
  • Horneamos durante unos 12 minutos aproximadamente y a disfrutar

Esperamos que os gusten las actividades que os hemos propuesto para realizar con vuestros niños en estos días de primavera.

Lo importante, hagáis lo que hagáis, es que disfrutéis de un día estupendo con vuestros hijos.

Niños y autoestima. 5 cosas que tienes que decirles a tus hijos cada día

La autoestima es un pilar fundamental en el que nos sustentamos todos. Tener una baja autoestima puede provocarnos problemas en nuestro día a día y nuestra relación con los demás.

Aprender a aceptarnos tal como somos y a querernos, hará que seamos felices, por eso muy importante que trabajemos la autoestima desde pequeños.

En el post de hoy os hablamos de la enorme importancia de fomentar la autoestima en nuestros hijos y las formas de hacerlo.

La autoestima de los niños

Aunque nuestros hijos sean pequeños, van siendo conscientes poco a poco de cómo son ellos y cómo es el mundo que les rodea.

Y ese primer concepto que tienen de sí mismos se forma a raíz de lo que les decimos nosotros, los padres, por lo que es importantísimo que se sientan queridos y valorados.

Muchos problemas que se desarrollan en la adolescencia como los trastornos alimenticios, el miedo excesivo al fracaso, la timidez extrema… tienen su origen en una baja autoestima en la infancia.

Un niño con una buena autoestima se sentirá valorado, creerá en sus posibilidades, sentirá confianza en sí mismo y le será más fácil relacionarse con los demás.

Además, la autoestima influye en el desarrollo de su aprendizaje, un niño con una buena autoestima se sentirá más motivado y más capaz, lo que afectará a su rendimiento escolar.

5 cosas que decirles cada día a nuestros hijos

1.La primera y más importante es decirles cada día que los queremos. No hay nada que haga sentir a un niño más seguro que saber que sus padres le quieren por encima de todo.

2. Debemos animarles a que hagan cosas por sí mismos. Acorde a su edad, debemos dejarles que intenten hacer cosas como ayudarnos en casa y agradecérselo y elogiarlos.

Así se sentirán con confianza y seguros de sí mismos, viendo que pueden ayudarnos y que saben hacerlo .

3. Es muy positivo hablar con ellos abiertamente sobre sus emociones, que no sientan vergüenza de expresar lo que sienten. Jamás debemos regañarles por llorar o por sentir tristeza, aunque el motivo no nos parezca justificado. Debemos apoyarlos.

4. Nunca debemos compararlos con nadie. Ni con hermanos ni con amigos. Cuando algo no les sale bien, no hay nada que les haga más daño ni que les humille más que decirles que fulanito sí sabe hacerlo.

Hay que motivarles y ayudarles a conseguir sus objetivos.

5. Con nuestros hijos tenemos que usar siempre un lenguaje positivo. Puede que a veces no nos demos cuenta o que nos dejemos llevar por el momento de enfado o por la rutina, pero la manera en la que nos dirigimos a nuestros hijos es fundamental.

Siempre debemos hablarles desde el punto de vista positivo. Si han suspendido un examen, por ejemplo, tenemos que hablar desde la comprensión, preguntarles qué creen que ha fallado, si necesitan ayuda para preparar el siguiente y que no pasa nada por una equivocación.

Es fundamental que los niños sientan el cariño y el apoyo incondicional de sus padres.

Un niño querido se sentirá capaz de cualquier cosa.

Tips para ayudar a nuestros hijos a superar una rabieta

Rabietas: una simple palabra que a los padres nos pone los pelos de punta.

Y es que las rabietas son más que habituales en la primera etapa del desarrollo de los niños.

Alrededor de los 2 años comienza esta fase que, aunque es completamente normal y necesaria en el crecimiento de nuestros hijos, a nosotros los padres nos saca de quicio.

En el artículo de hoy os damos algunos consejos para ayudar a nuestros hijos, (y a nosotros mismos), a superar una rabieta.

Las rabietas: normales y necesarias

Como comentábamos, estos berrinches que se cogen nuestros peques en los momentos más inesperados, son totalmente normales en la conducta de cualquier niño en los primeros años de vida.

Aunque nos pueda parecer que aparecen sin motivo aparente y desearíamos que nuestros hijos no las tuvieran, las rabietas son beneficiosas para el correcto crecimiento de cualquier niño.

Hay que tener en cuenta que a esas edades hay niños que no saben todavía expresarse bien y por lo tanto, no pueden explicarnos bien lo que sienten.

Una rabieta puede ser el modo que tiene nuestro hijo de trasladarnos que no está bien por algo.

También es una manera de calmar sus frustraciones. Con 2 añitos ya comienzan a querer tener cierta autonomía pero hay acciones que todavía no pueden hacer solos.

Es una etapa en la que necesitan rutinas y tenerlo todo bajo control.

Por eso tienden a ver la misma película una y otra vez, por ejemplo, porque se la saben de memoria y les tranquiliza saber que va a pasar a continuación.

Cuando pierden esa sensación de control, lo suelen expresar mediante las rabietas.

Intentar evitar las rabietas

Es el deseo de cualquier padre, pero a veces es imposible.

No obstante podemos intentar evitarlas precisamente proporcionándoles esas rutinas que necesitan los niños.

Si seguimos unos horarios para hacer cada cosa y además, siempre lo hacemos del mismo modo,(primero comer, luego la siesta, luego el baño…), el niño sentirá seguridad y no tendrá la necesidad de coger una rabieta.

Cómo ayudarles a superar una rabieta

Ante todo, no debemos ponernos a su altura y no perder la clama. Está claro que esto, según la situación, a veces es complicado.

Sobre todo si nos pilla en un sitio público o si tenemos prisa, por ejemplo.

Aún así, tenemos que mantenernos tranquilo e intentar tranquilizar al niño.

Si la rabieta es porque quiere algo, no debemos dar nuestro brazo a torcer pero podemos ofrecerle una alternativa.

Todo ello con explicaciones breves, sencillas y directas, en ese momento no prestará atención a un intento de diálogo.

A menudo, las rabietas se producen por un sentimiento de tristeza que el niño no sabe gestionar.

Aunque tu hijo esté gritando y pataleando, intenta acercarte a él, abrazarlo y consolarlo, decirle que le quieres y que no pasa nada.

Otras veces, es una simple llamada de atención y la mejor manera de que la rabieta desaparezca es precisamente no haciéndole caso.

Cuando vea que no le prestas atención con esa maniobra, poco a poco se le pasará.

Aunque no nos guste y nos hagan pasar un mal rato, las rabietas son la manera que tienen nuestros hijos de desahogarse, ya que no saben todavía hacerlo de otro modo.

Solo nos queda gestionarlas del mejor modo posible y ante todo, no culpar a nuestros hijos, ellos también lo pasan mal y es una de las cosas que tenemos que enseñarles a superar.

Si tienes algún truco para clamar rabietas, ¡¡cuéntanoslo!!