Viendo las entradas de Sin categoría

10 juegos para divertirse en familia

Vienen meses de temperaturas más bajas y, por tanto, de quedarse más en casa.

Si tenemos niños, las tardes de otoño-invierno pueden hacerse muuy largas, por eso hoy te traemos una selección de 10 juegos para divertirnos en familia.

1. Sigue la historia

Un juego muy entretenido es el de contar una historia entre todos. Uno comienza una historia y por turnos tenemos que ir añadiendo que va pasando.

Lo divertido es incluir cosas disparatadas para ver cómo continúa el siguiente.

Las risas están aseguradas.

2. Batalla de chistes

Otro juego con el que nos vamos a reír mucho es con la batalla de chistes.

Por turnos vamos contando chistes y hasta podemos hacer un concurso, el que cuente el chiste con el que más nos riamos, gana.

Los niños no suelen saberse muchos chistes, por lo que terminarán inventándoselos y los papis nos moriremos de risa.

3. El teléfono loco

Nos ponemos en fila y el primero le dice al segundo una frase al oído, el segundo le dirá lo que ha escuchado al tercero y así sucesivamente.

Ya veréis cómo la frase que ha dicho el primero no se parece en nada a lo que ha entendido el último de la fila.

El truco es que cuando digamos la frase lo hagamos rápido y en voz bajita para que cueste un poco comprender las palabras exactas.

4. Adivina qué soy

Para este juego necesitamos papel, boli y celo. Dibujamos un objeto o animal en un papel no muy grande y lo pegamos con celo en la frente de otro de los participantes.

Lo importante es que el dibujo que llevemos cada uno en la frente no lo hayamos visto y no sepamos «qué somos» cada uno.

Tendremos que ir haciendo preguntas a los demás para adivinar qué somos. Las preguntas solo se pueden responder con sí o no.

Por ejemplo, ¿Tengo alas?, ¿Sirvo para comer sopa?….

5. Adivinanzas

Un clásico que nos hará pasar un buen rato.

Aquí podemos ayudarnos de la tecnología y buscar alguna página de adivinanzas en internet, ya que puede ser que no nos sepamos demasiadas.

Además será una buena ocasión para que los niños practiquen la lectura.

Gana el que más adivinanzas adivine.

6. ¿Qué ha desaparecido?

Por turnos, tenemos que fijarnos muy, muy bien en todo lo que hay en la habitación donde estamos.

Después salimos de la estancia durante un par de minutos mientras el resto esconde un objeto de los que estaban a la vista.

Después volvemos a entrar y tenemos que averiguar qué objeto ha desaparecido.

Un juego de observación y concentración que les vendrá genial a los peques.

7. La lista de la compra

Este juego es ideal para practicar la memoria mientras nos divertimos.

Consiste en ir haciendo una lista de la compra, el primero dirá un producto que hay que comprar en el súper, el siguiente tiene que repetir ese producto y añadir otro y así sucesivamente.

Por ejemplo, el primero dice: «Hay que comprar patatas», el segundo dirá: «Hay que comprar, patatas y huevos», el siguiente: «Hay que comprar patatas, huevos y harina»…

Pierde el que al repetir la lista de la compra se equivoque o se olvide de alguno de los productos.

8. Alto el lápiz

Para este juego necesitamos folios en blanco y bolis para cada participante.

Hacemos varias columnas en el folio y en cada una de ellas escribimos: ciudad, animal, color, nombre, prenda, país, comida, marca… lo que se nos ocurra.

Después tenemos que ir diciendo letras, podemos comenzar por la A o por cualquier otra y seguir el orden del abecedario e ir completando las columnas con palabras que comiencen por esa letra.

El que termine de completar todas las columnas primero debe decir en voz alta: «Alto el lápiz» para que el resto deje de escribir en el acto.

Cada palabra completada correctamente sumará 10 puntos. Hay que jugar varias partidas y ganará el que más puntos tenga.

9. Teatro de marionetas

Este juego es muy entretenido, porqué además podemos crear nosotros nuestras propias marionetas.

Con algunos calcetines viejos que tengamos por casa y la cajita de los hilos podemos hacer maravillas.

Con botones, telas viejas e hilos cosidos al calcetín podemos crear a nuestros personajes.

Aquí los peques necesitarán que les ayudemos y cosamos nosotros los elementos que nos vayan diciendo que quieren para sus marionetas.

Cuando las tengamos preparadas, metemos la mano por el calcetín y a divertirnos.

Nos reiremos mucho creando nuestros personajes y luego montando nuestro teatro.

10. Decoración de camisetas

Ahora que estamos en pleno proceso de cambio de armario, podemos separar aquellas camisetas que ya están muy gastadas o que ya se les han quedado pequeñas a nuestros hijos y aprovecharlas para hacer un taller de decoración.

Solo necesitaremos las camisetas y pintura para ropa.

Podrán decorarlas como quieran, dejando volar su imaginación. Seguro que hacen diseño chulísimos y lo más importante, pasarán una tarde muy divertida.

Os hemos propuesto estos juegos para hacer en casa que apenas necesitan materiales y que además ayudan a los más pequeños estimulando la lectura, la memoria, la imaginación y la concentración, entre otras cosas.

Y sobre todo, porque son juegos muy divertidos con los que seguros pasáis unas tarde estupendas.

Los mejores planes con niños para Halloween

Este fin de semana se celebra Halloween, la fiesta de disfraces de terror que más gusta a los pequeños de la casa.

En el post de hoy te contamos alguno planes muy chulos para pasarlo de miedo con los niños este Halloween.

Hacer una escapada terrorífica

Aprovechando que este año Halloween cae en fin de semana podemos liarnos la manta a la cabeza y hacer una escapada en familia.

Muchos hoteles ponen una decoración especial y preparan actividades especiales para la noche de Halloween.

Los papis disfrutaréis de una merecida escapada y además los niños se lo pasarán bomba.

Una noche de miedo en el parque de atracciones

Los parques de atracciones crean una gran ambientación y muchas sorpresas para Halloween.

Podréis ver a los personajes más famosos de las películas de terror deambulando por el parque.

Algunos parques de atracciones abren nuevas atracciones y espectáculos especiales durante unos días, por ejemplo, PortAventura que siempre suele organizar muchas actividades ambientadas en Halloween.

De paseo por la ciudad

Muchas ciudades organizan desfiles y fiestas para celebrar la noche de Halloween.

En ciudades como Alicante, las tiendas de las calles más comerciales decoran sus escaparates y ofrecen dulces y caramelos a todos aquellos niños que acudan disfrazados.

Es además una buena forma de fomentar el comercio local.

Truco o trato en la urbanización

Si vivimos en una urbanización, en las que además suelen haber bastantes niños, podemos hablar con los vecinos y organizar un auténtico truco o trato al más puro estilo de la tradición norteamericana.

Los niños se divertirán muchísimo recolectando su botín de chucherías entre el resto de vecinos.

La fiesta en casa

No es necesario irse muy lejos para vivir una auténtica noche de Halloween, podemos montar nuestra propia fiesta en casa.

A los niños les encantará ayudarnos a decorar la casa para quede terrorífica.

Podemos ver una peli de miedo, apta para niños, en familia y acompañarla de alguna receta terrorífica como por ejemplo palomitas sangrientas (con colorante alimenticio rojo).

También podemos apagar todas las luces y contarnos historias de terror con la única luz de una linterna.

Por supuesto todos tenemos que llevar puesto el disfraz más terrorífico que tengamos.

Comparte con nosotros tu planazo para este Halloween 😉

Vuelta al cole sin piojos

La vuelta al cole es en muchos casos sinónimo de piojos. Hoy te damos algunos trucos para evitar que nuestros peques se traigan a casa estos invitados indeseados.

Las medidas anticovid ayudan

Todos los colegios mantienen las medidas de seguridad para garantizar la higiene y prevenir el contagio de Covid-19 y esto ayuda bastante con el tema de los piojos.

Entre esas medidas se encuentra la distancia social y una mayor limpieza en los centros educativos.

Estas dos normas, al igual que sucedió el curso pasado, ayudarán a que este otoño la incidencia de los piojos sea menor, pero no significa que nuestros hijos no puedan cogerlos.

Debemos tener en cuenta que aunque el contacto se haya reducido, sigue habiéndolo y es inevitable que en algún momento de la jornada escolar nuestros hijos no se acerquen los unos a los otros.

Trucos para prevenir los piojos

El primer paso es revisar las cabezas.

Cada día al volver a casa del cole es conveniente que dediquemos unos minutos a mirar con detenimiento el pelo de nuestros hijos para descartar que tengan piojos.

Hay que evitar que nuestros hijos compartan prendas de vestir o cualquier otro objeto como peines, gomas del pelo o diademas, por ejemplo.

Es conveniente que nuestros peques lleven el pelo recogido y además les ponemos un poquito de gomina a los piojos les resultará más difícil adherirse.

También es efectivo poner unas gotitas de aceite del árbol de té o aceite de lavanda en la zona de la nuca y detrás de las orejas, ayuda a prevenirlos.

Debemos extremar la higiene y lavar con frecuencia la ropa de cama, las toallas y las propias prendas de los niños.

Tenemos que lavar también los cepillos y los peines con agua caliente y jabón de forma habitual.

¿Cómo eliminar los piojos?

Si a pesar de poner en práctica los anteriores consejos, no hemos podido evitar que nuestros peques lleguen a casa con estos vecinos indeseados, no nos queda otra que ponernos manos a la obra para deshacernos de ellos.

Lo más aconsejable es ir a una farmacia y que nos den el tratamiento más efectivo, normalmente suele ser algún líquido o champú para eliminar los piojos.

No obstante os contamos una serie de trucos para acabar con el enemigo 😉

Un truco que todos hemos oído de nuestras abuelas y madres (y que incluso muchos hemos sufrido en primera persona) es el de lavar el pelo con vinagre. Es un remedio que siempre se ha utilizado y que facilita que los piojos se despeguen del pelo.

El tomillo fresco también ayuda en la tarea de eliminar los piojos. Tenemos que hervirlo y posteriormente lavar el pelo de nuestros hijos con el agua donde lo hemos cocido.

Una vez les hemos aplicado a los niños el tratamiento para eliminar los piojos, debemos lavarles el pelo pero hay que evitar secárselo con aire caliente ya que le resta eficacia al fármaco.

Podemos aplicar una gran cantidad de crema suavizante repartida por todo el cabello, dejamos que actúe y a continuación cepillamos bien con la liendrera. Los piojos se desprenderán de manera más fácil.

Hay hervir los peines y lavar tanto la ropa de nuestros hijos como toallas, ropa de cama, cojines, … a más de 60º para eliminar a los piojos.

Como cada comienzo de curso nos toca estar atentos a las cabezas de nuestros hijos.

Si conoces algún truco o remedio para prevenir o eliminar piojos ¡¡¡compártelo con nosotros!!!!

¿Cada cuánto tiempo hay que limpiar los juguetes de nuestros hijos?

Los que tenemos niños en casa sabemos que sus juguetes y muñecas se pasean por cada rincón de la casa.

Y que además, la mayor parte del tiempo están en el suelo, pues es donde suelen jugar los peques.

Esos mismos muñecos que acumulan polvo y suciedad, muchas veces acaban en la boca de nuestros hijos.

En el artículo de hoy os contamos cada cuánto tiempo hay que limpiar los juguetes para mantenerlos limpios y evitar infecciones y enfermedades.

¿Qué daños para la salud de nuestros hijos puede provocar un juguete sucio?

Un juguete sucio puede ocasionar desde alergias hasta una infección más grave, pasando por hongos o erupciones.

Los pequeños de la casa son muy dados a meterse todo en la boca, además abrazan e incluso duermen con algunas de sus muñecas.

Así que un buen mantenimiento y la limpieza habitual de los juguetes de nuestros hijos, nos evitará algún que otro quebradero de cabeza.

Los peluches y muñecas de tela

Los peluches pueden acumular polvo y producir mucha alergia a los más pequeños.

Además suelen ser los juguetes elegidos para dormir con ellos, por lo que están en contacto directísimo con nuestros hijos.

Lo más sencillo es meterlos en la lavadora y dejar que el agua y el detergente hagan su magia.

Una vez lavados, debemos asegurarnos de que se secan correctamente ya que si quedase algo de humedad en su interior, podrían aparecer hongos.

Juguetes y muñecas de plástico

Si el juguete es enteramente de plástico y no posee ningún dispositivo electrónico que pueda dañarse, podemos dejarlo como nuevo con un poco de agua y jabón y una esponjita.

Debemos tener en cuenta que hay muñecas, como los Bebé Reborn que requieren un cuidado especial a la hora de limpiarlos.

Altea Bebé Reborn

En ese caso, solo habrá que elegir un jabón suave o neutro que no dañe el material del que está fabricado.

Si el juguete lleva pilas o dispositivo electrónico, no se puede mojar ya que se estropearía. En ese caso lo más cómodo es limpiarlos con un paño o trapo con un poco de limpiador desinfectante.

Juguetes de bebés

Estos son los más delicados y los más importantes a la hora de higienizar, ya que los bebés se lo llevan todo a la boca.

Lo más sencillo en este caso es hervir los juguetes en agua durante unos 10-15 minutos.

Los juguetes de los bebés suelen ser mordedores y otros objetos diseñados para que efectivamente los peques los puedan morder, por lo que es muy importante esterilizarlos bien.

¿Cómo mantener los juguetes limpios durante más tiempo?

Lo ideal es limpiarlos cada 15 días aproximadamente para que el polvo no se acumulen en exceso.

Para evitar que los juguetes no se ensucien tan fácilmente, es guardarlos bien.

Ya sabemos que es complicado y que la gran mayoría de las veces, los juguetes acaban almacenados en lugares donde nuestros hijos los puedan coger con facilidad y por tanto, están más expuestos.

Pero lo ideal seria guardarlos en algún sitio con cierre hermético o en alguna bolsa que se cerrara bien y donde el polvo no entrase.

No obstante, dándoles una pasada cada 15 días conseguiremos que la suciedad no se acumule y que nuestros hijos jueguen felices y seguros.

Vuelta a las rutinas. Consejos para que los niños se adapten

Aunque pareciera que no iba a llegar nunca, el cole y el resto de rutinas ya están aquí.

En el artículo anterior os dábamos algunos consejos para ir preparando a los peques de la casa para la vuelta al cole, pero también deben volver a habituarse al resto de rutinas diarias.

Hoy os damos algunos trucos para que los niños se adapten a la perfección al resto de quehaceres diarios.

Planificar es la clave

Ahora mismo estamos intentando sobrevivir a los primeros días de clase y a todos sus preparativos.

Volver a acostumbrarse a horarios y disciplinas cuesta un poquito, por lo que lo mejor que podemos hacer es planificarnos bien.

Sabemos que los primeros días son un poco caóticos, pero pasado ese período debemos organizarnos bien para que no suponga un perjuicio para nuestros hijos y acabe afectándoles.

Lo ideal es sentarnos con nuestros hijos y que ellos nos ayuden a elaborar el calendario semanal, pueden dibujarlo y pintarlo ellos mismos.

En el calendario debemos poner todo lo que tenemos que realizar durante la semana como las actividades extraescolares, visitas al médico, exámenes… cualquier cosa que tengamos que realizar durante esos días.

De este modo podremos organizarnos con antelación y no se nos olvidará nada.

Horarios y comidas

Las vacaciones suelen traducirse en descontrol de horarios y comidas en general.

Los primeros días de curso, nuestros hijos pelearán por mantener ese ratito de más que les hemos dejado de ver la tele por las noches durante el periodo estival.

Pero tenemos que explicarles que ahora van a madrugar más y la importancia de dormir las horas necesarias.

Debemos establecer un horario para irse a la cama y volver a marcar las rutinas de ir al baños, lavarse los dientes, leer un cuento y a dormir.

En cuanto a las comidas, si los dejamos a comer en el comedor del colegio, estaría bien planear las cenas para que sean más o menos complementarias a lo que han comido en el cole y no repetir.

Si no se quedan a comer, sería conveniente planificar ambas comidas para asegurarnos que nuestros peques disfrutan de una alimentación sana y equilibrada.

En esto también nos pueden dar su opinión y además a los padres nos ayudará muchísimo tener el menú planificado.

Incluso podemos dejarlo hecho con antelación, así no iremos con prisas y terminaremos comiendo todos cualquier cosa.

Nuestro tiempo: el mejor regalo para nuestros hijos

La inmensa mayoría tenemos días muy ajetreados y a menudo llenos de complicaciones y estrés.

Entre ese ajetreo diario a veces olvidamos que nuestros hijos también sienten lo mismo a su nivel.

Tenemos que encontrar tiempo para hablar con ellos, que nos cuenten su día, sus inquietudes y que en definitiva, se sientan escuchados y apoyados.

La vuelta a la rutina de toda la familia se convierte en algunas ocasiones en una sensación de abandono para los más pequeños. Ellos vuelven al cole, nosotros a nuestros trabajos y a penas nos vemos un ratito por las noches.

Si por desgracia nuestra situación es así, tenemos que hacer que esos ratitos sean especiales y dedicar a nuestros hijos toda nuestra atención.

Si se sienten seguros, apoyados y queridos, la vuelta a la rutina y su día a día serán muchísimo mejores.

Vuelta al cole: vamos a organizarnos

La vuelta al cole ya está aquí y como cada septiembre toca organizarnos para tenerlo todo a punto.

En el post de hoy te damos algunos consejos para encarar de la mejor manera el inicio del nuevo curso escolar.

La seguridad es lo primero

Las medidas de seguridad e higiene siguen siendo prioritarias en esta vuelta al cole.

Debemos recordar a nuestros hijos la importancia de seguir las normas de higiene como:

  • Lavarse las manos
  • Usar la mascarilla
  • Respetar la distancia de seguridad
  • No compartir comida ni botellas de agua
  • No compartir el material escolar

Son las medidas básicas que ya se aplicaron en el curso anterior, pero es conveniente repasarlas con ellos para que las tengan presentes en la vuelta a las clases.

Adaptar los horarios

Por regla general, en vacaciones los niños se acuestan y se levantan más tarde.

Por ello, es conveniente comenzar a modificar los horarios unas dos semanas antes de comenzar el curso.

Así nuestros hijos se irán habituando y no notarán los madrugones de golpe.

Volver a la rutina del colegio supone cambiar los hábitos de sueño, pero también significa someter al cuerpo a un mayor desgaste mental y físico.

Por eso hay que ir adaptando nuestras jornadas poco a poco para que sean lo más parecidas posible a como serán una vez comenzado el curso.

Todo listo para la vuelta al cole

Aunque no lo creas, a los niños también les genera estrés y nervios tener que volver a las aulas.

Para evitar generarles ansiedad hay que organizar todo lo necesario con tiempo de antelación.

Revisar que tenemos todos los libros y material escolar que nos haya solicitado el colegio y enseñárselo a nuestros hijos es positivo.

Así podrán ir familiarizándose con los libros que van a estudiar y podrán incluso prepararse ya su mochila y tenerla preparada sin prisas de último momento.

Nos vamos de tiendas

Si vuestros hijos acuden a un cole en el que se lleva uniforme, hay que sacar los del curso anterior y probarlo todo para comprobar si es necesario comprar algo.

Es conveniente comprar 2 prendas de cada para así tener cambio cuando laves el uniforme.

Si en el cole no usan uniforme, hay que hacer un tanto de lo mismo, hay que sacar la ropa y ver qué es lo que les viene y lo que no.

Si tienes que comprar ropa nueva, apuesta por prendas que sean ante todo cómodas para su día a día en clase.

Si tus hijos ya tienen 8 años o más, llévatelos contigo a comprar su ropa y que den su opinión.

Son ellos los que van a llevarla a diario y les encantará elegirla.

Hay que ser comprensivos con nuestros peques

Como ante todo cambio, es normal que los días previos a comenzar las clases nuestros hijos estén nerviosos ante la expectativa de volver a la rutina.

Tenemos que ser pacientes y dedicarles tiempo, disfrutar de los últimos días de vacaciones y hacer algo especial, como ir a comer a algún sitio que les guste o llevarlos al cine o a la playa, a modo de despedida de las vacaciones.

Si los primeros días de cole están algo irascibles también es normal, aunque pasen cada septiembre por el mismo trámite, son niños y les cuesta un poco adaptarse de nuevo a una rutina más estricta que la que han tenido en los meses de vacaciones.

Con organización, paciencia y cariño la vuelta al cole será un éxito seguro 😉

Planazos para disfrutar con los niños en verano

Niños en casa y verano es una combinación que puede resultar complicada porque los días son muy largos y las ideas se nos acaban.

En el post de hoy os traemos una selección de los mejores planazos de verano para divertirnos y disfrutar en familia.

La playa o la piscina, la cuestión es estar en remojo

Sin duda, el elemento imprescindible de cualquier verano es el agua. Si vivimos en una ciudad con playa un plan estupendo para disfrutarla con niños es ir con ellos y hacer una merienda cena.

De este modo evitaremos las horas de más calor y aglomeración de gente, pero igualmente podrán darse un baño, jugar en la arena y terminar cenando al fresco de la brisa marítima.

Si no tenemos la suerte de vivir en una localidad costera, las piscinas son otro plan que les encanta a los niños.

Si tenemos piscina en casa a disfrutarla, seguro que nos cuesta sacar a los peques del agua. si no tenemos piscina a mano, podemos hacer una excursión a alguna de las piscinas municipales que seguro hay en nuestra ciudad.

Estas piscinas suelen tener habilitadas zonas específicas para baño libre y un amplio horario para poder disfrutarlas.

Parques acuáticos

Otro planazo con agua y niños es pasar el día en un parque acuático. Los más pequeños de la casa se lo pasarán bomba además de ser una actividad muy refrescante para combatir el calor.

Además estos parques tiene atracciones adaptadas para todas las edades, así que tengan los años que tengan nuestros hijos, les encantará.

Ir al autocine

Ver una película en el autocine es un plan estupendo para una noche de verano. Les divertirá mucho la idea de ver una peli en el coche, cenar y tomar palomitas.

¡Un planazo al aire libre!

De picnic por el campo

Hacer un picnic a la sombra de los árboles, tras un paseo por la montaña es otro gran plan para pasar un día de verano con niños.

Seguro que encontramos alguna ruta fácil y alguna zona con merenderos en los que parar a descansar y a reponer fuerzas.

Les encantará preparar sus mochilas, trazar el mapa de la ruta que vamos a hacer y preparar la comida.

De acampada en el jardín

A veces no hay que irse muy lejos para pasar un día de aventuras. Si tenemos jardín en casa podemos montar una acampada para los más pequeños.

Ponerles una tienda de campaña, que se preparen sus mochilas y a dormir al aire libre.

Como podéis ver no hace falta mucho para organizar un día estupendo con niños para lo que queda de verano.

¿Y vosotros, qué planazos de verano con niños soléis organizar?

Coleccionistas de muñecas

Prácticamente en todas las casas del mundo ha habido una muñeca en algún momento. De hecho, actualmente seguro que en una inmensa mayoría de hogares hay al menos una.

En algunos casos las muñecas han dejado de ser simples instrumentos de juego para convertirse en toda una pasión que tiene muchísimos adeptos.

Hoy en nuestro blog te hablamos de los coleccionistas de muñecas.

Las muñecas, parte de nuestra historia

Se han encontrado muñecas cuyo origen se sitúa en la antigüedad. Muñecos realizados con madera o barro.

Ya en el siglo XV surgen los primeros fabricantes profesionales de muñecas y se hacen muy populares en ciudades como París y países como Holanda y Alemania.

En el siglo XIX con la aparición de las fábricas y los procesos industriales, se empiezan a producir un mayor número de muñecas aprovechando la enorme demanda de este producto por parte de la burguesía y las familias acomodadas de clase alta.

Posteriormente, en la segunda parte el siglo XX irían apareciendo muñecas como Barbie o Nancy que crearían todo un universo de coleccionismo a su alrededor.

¿Por qué se empieza a coleccionar muñecas?

No hay una razón concreta, en muchos casos una muñeca es un recuerdo agradable de la infancia.

Quizá conservemos una muñeca especial de nuestra niñez, un regalo especial de un familiar que ya no está con nosotros…

Las motivaciones pueden ser muchas, pero lo que une a las personas que coleccionan cualquier objeto es su pasión y su dedicación.

Hay mucha gente que no comprende qué puede llevar a alguien a gastar cantidades importantes de dinero, en algunos casos, en comprar muñecas antiguas.

Los coleccionistas de muñecas defienden que sucede como en cualquier otro hobby en el que también se invierte dinero y que los beneficios son los mismos ya que coleccionar muñecas y dedicar tiempo a su cuidado y mantenimiento les relaja y les distrae.

Hay muchas personas que poseen colecciones muy importantes de todo tipo de muñecas, desde las más antiguas y clásicas hasta más actuales como Barbie.

Sobre los años 90 Barbie comenzó a sacar muñecas de colección, es decir, además de las muñecas que comercializaba dirigidas a un público infantil, Mattel vio el enorme potencial y el gran número de seguidores adultos que compraban sus muñecas, no para jugar, sino para coleccionarlas.

De ese modo comenzó a lanzar muñecas ataviadas con réplicas de vestidos icónicos del mundo de la moda.

Beneficios del coleccionismo para los niños

El hecho de coleccionar cosas nos atrae desde pequeños. Seguro que todos hemos coleccionado chapas, postales, cartas o cualquier otro objeto y lo hemos guardado y cuidado como si fuera un tesoro.

Y es que el coleccionismo tiene importantes beneficios para los niños. En primer lugar les genera un interés especial por algo y les motiva a conseguirlo.

Coleccionar potencia su responsabilidad, ya que como decíamos, los objetos los cuidarán como un bien muy preciado y aprenderán a organizarlos y a guardarlos para que no se pierdan o estropeen.

También favorecen la atención. Los niños que coleccionan cromos de fútbol, por ejemplo, se fijan en sus detalles, sus características, memorizan los nombres de los futbolistas, los equipos en los que juegan…

El coleccionismo es un mundo apasionante, a nosotros nos encanta especialmente el de muñecas debido al sector al que nos dedicamos. Desde Rosa Toys os animamos a que lo disfrutéis.

Las mejores recetas de verano para niños

A todos con el verano y el calor nos apetece comer cosas más ligeras y refrescantes.

A los niños les sucede lo mismo, lo único que tenemos que intentar es que reciban las vitaminas y nutrientes que ellos necesitan para seguir creciendo.

En el artículo de hoy os damos algunas recetas de verano ideales para los más pequeños de la casa.

Recetas de verano para niños

Pasta Forever

Si hay algo de lo que no se cansan nunca los niños es de comer pasta. Spaguettis, macarrones, espirales… habitualmente con tomate o a la carbonara.

En verano pueden seguir disfrutando de uno de sus platos favoritos pero podemos variarlo un poco y hacerles ensalada de pasta.

Lo bueno de este plato es que hay cientos de combinaciones y podemos añadir a la pasta aquellos alimentos que más les gusten a los niños.

Podemos hacer pasta con atún, con tomatitos cherry, con trocitos de pechuga de pavo y taquitos de queso, con trocitos de pollo, maíz, guisantes, zanahoria…

Las posibilidades son infinitas por lo que acertaremos seguro.

Minihamburguesas de pollo

Esta receta les encantará. Podemos comprar pan de hamburguesa pequeño, que suelen vender en cualquier supermercado

Solo necesitamos pan para hamburguesas de tamaño más pequeño y que suelen vender en cualquier supermercado.

En algunas tiendas también venden hamburguesas de pollo más pequeñas, pero podemos comprar nosotros la carne picada y hacerlas en casa.

Según el gusto de nuestros hijos, podemos añadirle queso, lechuga o tomate y de acompañamiento para que sea más ligero, acompañar nuestra minihamburguesa con una pequeña ensalada o con «patatas de manzana», es decir, gajos de manzana cortados como si fueran patatas fritas.

Brochetas de fruta

Esta receta es ideal para merendar. Una manera de que tomen vitaminas de una manera sana y divertida.

Lo bueno es que las combinaciones son las que queramos y podemos confeccionar las brochetas con las frutas que más les gusten a nuestros peques.

Plátano, fresa y kiwi, melón y sandía, manzana y naranja…

Les hará mucha gracia comérselas dando bocaditos en la brocheta y además es una forma muy vistosa de presentar la fruta, ideal para los niños que les cuesta un poquito tomarla.

Limonada de sandía

Con el calor que hace no hay nada que apetezca más que una limonada fresquita y si le añadimos un poco de dulzor a los niños les encantará.

Sólo necesitamos 2 tazas de agua fría, el zumo de 2 o 3 limones, 700 gramos de sandía licuada y 70 gramos de azúcar.

Lo mezclamos todo bien, lo colamos para que no quede ningún grumo de la sandía y lo enfriamos en la nevera.

¡Estará buenísimo y súper refrescante!

Sándwich helado de cookies

Esta receta es fácil no, lo siguiente. Y lo mejor es que es un postre original y refrescante.

Sólo necesitamos galletitas que no sean muy grandes con pepitas de chocolate, las típicas cookies y helado. El sabor que más les guste a los niños.

Y solo hay que formar un sándwich con una galletita a cada lado y el helado en medio.

El final perfecto para un menú ligero y saludable para un verano con niños.

Trucos para prevenir las picaduras de mosquitos

El verano nos trae muchas cosas buenas como la playa, las vacaciones, el buen tiempo… y otras no tan buenas, como los mosquitos.

En el artículo de hoy os damos algunos trucos para prevenir y aliviar las picaduras de los mosquitos.

¿Cómo nos detectan los mosquitos?

Los mosquitos hembra son las que pican ya que necesitan sangre para su ciclo vital y para esparcir sus huevos.

Los mosquitos nos detectan principalmente a través del olfato, ya que detectan el CO2 que emitimos al respirar.

Una vez que nos han detectado y se acercan, entra en juego el aspecto visual y se dirigen al estímulo que les resulta más atractivo visualmente.

Cuando ya los tenemos merodeando a nuestro alrededor, lo que termina de atraerlos es nuestro calor corporal.

Vamos que nos detectan, fijan su objetivo y a por nosotros 🙁

Hay ocasiones que los mosquitos se ceban especialmente con los más pequeños de la casa, por lo que hay ciertos trucos que podemos llevar a cabo para intentar evitar sus molestas picaduras.

Trucos para prevenir las picaduras de mosquito

Pues aunque resulte muy obvio, la principal medida es la de cubrir la piel. Sabemos que en verano es complicado debido a las altas temperaturas.

Los mosquitos suelen estar más activos a partir del atardecer, por lo que si vamos a estar en el exterior podemos ponerles a los niños pantalón largo y manga larga.

Está claro que deben de ser de un material muy fino y transpirable para que no sea peor el remedio que la enfermedad.

También podemos utilizar pulseras antimosquitos. Las hay especiales para niños y son muy cómodas. Suelen estar impregnadas con citronela, un aroma que repele a los mosquitos.

No suelen ser extremadamente efectivas por lo que podemos utilizar también algún tipo de repelente.

En este caso hay que llevar cuidado con la composición química de algunos de estos productos, ya que en algunos casos su uso no está recomendado en niños.

Así que deberemos utilizar repelentes que sean aptos para los niños, y en cualquier caso, siempre que se lo pongamos debemos tener especial cuidado en no rociarles las manos, ya que se las llevan a la boca, ni cerca de los ojos para evitar que se les irriten.

Repelentes naturales

Hay una serie de aromas naturales que por algún motivo, los mosquitos no pueden soportar. Podemos crear nuestros propios repelentes a partir de estos productos naturales.

La citronela

Como ya hemos comentado, el aroma de la citronela no les gusta nada a los mosquitos.

Ya existen en el mercado velas, colonias o lociones con este olor. Nosotros podemos impregnar la ropa de nuestros peques con citronela, es mejor que ponerlo directamente sobre la piel, ya que puede provocar alguna reacción.

La Lavanda

La lavanda es otro de los aromas que actúa como repelente de los mosquitos.

Podemos mezclar aceite de lavanda con la colonia de los más pequeños y aplicársela.

El aceite de almendras

El aceite de almendras posee un aroma que no les gusta demasiado a los mosquitos, así que podemos extender unas gotitas por la piel de los niños. Además les hidratará.

Convierte tu casa en un búnker antimosquitos

Os hemos dado algunos consejos para cuando estemos en el exterior, pero por desgracia, los indeseados mosquitos se cuelan también en casa.

Lo primero para asegurarnos de que no pasa ni uno, es instalar mosquiteras en todas las ventanas y puertas de la terrazas. De este modo podremos tenerlas abiertas para que entre el fresco sin que se cuele ni un mosquito.

También podemos utilizar los enchufes de insecticida líquido. Los encendemos al irnos a dormir y desprenden un olor que repele a los mosquitos para que los más pequeños puedan dormir tranquilamente.

Hay plantas como los geranios y la albahaca que repelen a los mosquitos, asi que podemos comprar varias y distribuirlas por casa.

Si a pesar de todo les pican

Si a pesar de todos nuestros esfuerzos, los mosquitos terminan picando a nuestros hijos, podemos hacer varias cosas para aliviarles el picor.

Debemos lavarle la picadura con agua y jabón para limpiar la zona, además el agua fresquita les aliviará.

De igual modo podemos aplicar hielo sobre la zona. La piel de los más pequeños es muy delicada y a menudo una simple picadura de mosquito puede enrojecerse e inflamarse bastante. Con el hielo se calmará la zona.

Si a pesar de esto, a los pequeños les molesta la picadura y no conseguimos aliviarlos, podemos comprar de la farmacia alguna crema calmante elaboradas a base de caléndula y otros elementos naturales y que reducirán el picor.

Sólo nos queda desearos que disfrutéis de un feliz verano libre de mosquitos, a ser posible 😉

Si conoces algún otro truco para evitar las picaduras de los mosquitos en niños o aliviar sus síntomas, ¡compártelo con nosotros!