Cómo «desenganchar»a los niños de las pantallas

En estas vacaciones de Navidad nuestros hijos han aprovechado para pasar más tiempo delante de las pantallas. Bien sea viendo la televisión, jugando con el móvil o con la consola.

Pero después de estos días de descanso en los que hemos sido más permisivos, toca volver a la rutina y no pueden pasar tanto tiempo disfrutando de la tecnología, cosa que a veces no conseguimos.

En el post de hoy os damos algunas técnicas para «desenganchar»a los niños de las pantallas.

La tecnología forma parte de nuestro día a día

Las nuevas tecnologías nos ayudan a diario y están totalmente integradas en nuestra rutina, es por eso que los niños tienen asimiladas las pantallas como parte de su vida.

El problema surge cuando se abusa de esas pantallas, hasta el punto de que se convierten en la única forma de diversión de los más pequeños, llegando incluso al enfado si decidimos quitárselas.

En ese momento debemos plantearnos plantear una serie de normas para controlar su uso.

La comunicación es fundamental

Si simplemente nos enfadamos y le quitamos la tablet o el móvil a nuestro hijo, se quedarán frustrados y enfadados sin terminar de comprender los motivos.

La comunicación es muy importante, debemos explicarles los motivos por los que no es bueno pasar tantas horas frente a las pantallas y que lo ideal es repartir el tiempo de ocio entre varias actividades.

No hay que prohibirlo tajantemente ya que la tecnología es algo innato para ellos, eso tampoco sería positivo, pero hay que regular su uso.

Podemos llegar a un acuerdo

Podemos llegar con nuestros hijos a un acuerdo y establecer ciertas normas, como jugar a la consola solo los fines de semana o no estar más de una hora seguida viendo el móvil.

Establecer horarios y normas de uso hará más difícil que se abuse de la tecnología, ya que los niños asimilarán en que momentos pueden jugar y cuando no.

Además debemos proponer otras maneras de disfrutar del tiempo libre y proponer actividades como jugar a algún juego de mesa o leer por ejemplo.

Nosotros somos el mejor ejemplo

A menudo exigimos a nuestros hijos cuando nosotros somos los primeros que vivimos enganchados al móvil.

Debemos predicar con el ejemplo y cuando estemos en casa con los niños, dejar a un lado las pantallas. A ellos les resultará más fácil no depender de la tecnología si les proponemos algún plan en familia como jugar con ellos o salir a dar un paseo juntos.

Es cierto que el tiempo que llevamos en pandemia no ha ayudado en la sobreexposición de los niños a las pantallas.

Durante el confinamiento, la mayoría de padres tuvimos que trabajar desde casa y dejarles jugando con móviles y tablets durante horas fue una solución aceptable en aquellos momentos.

Todavía a día de hoy sucede con los confinamientos o cuarentenas que tenemos que llevar a cabo. Por ello tenemos que evitar en la medida de lo posible seguir en esa dinámica.

No podemos negarles el acceso a la tecnología, sería contraproducente, pero si podemos poner de nuestra parte para que las pantallas no se conviertan en su único medio de diversión.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *