Viendos las entrasdas etiquetadas en vuelta al cole

Vuelta al cole sin piojos

La vuelta al cole es en muchos casos sinónimo de piojos. Hoy te damos algunos trucos para evitar que nuestros peques se traigan a casa estos invitados indeseados.

Las medidas anticovid ayudan

Todos los colegios mantienen las medidas de seguridad para garantizar la higiene y prevenir el contagio de Covid-19 y esto ayuda bastante con el tema de los piojos.

Entre esas medidas se encuentra la distancia social y una mayor limpieza en los centros educativos.

Estas dos normas, al igual que sucedió el curso pasado, ayudarán a que este otoño la incidencia de los piojos sea menor, pero no significa que nuestros hijos no puedan cogerlos.

Debemos tener en cuenta que aunque el contacto se haya reducido, sigue habiéndolo y es inevitable que en algún momento de la jornada escolar nuestros hijos no se acerquen los unos a los otros.

Trucos para prevenir los piojos

El primer paso es revisar las cabezas.

Cada día al volver a casa del cole es conveniente que dediquemos unos minutos a mirar con detenimiento el pelo de nuestros hijos para descartar que tengan piojos.

Hay que evitar que nuestros hijos compartan prendas de vestir o cualquier otro objeto como peines, gomas del pelo o diademas, por ejemplo.

Es conveniente que nuestros peques lleven el pelo recogido y además les ponemos un poquito de gomina a los piojos les resultará más difícil adherirse.

También es efectivo poner unas gotitas de aceite del árbol de té o aceite de lavanda en la zona de la nuca y detrás de las orejas, ayuda a prevenirlos.

Debemos extremar la higiene y lavar con frecuencia la ropa de cama, las toallas y las propias prendas de los niños.

Tenemos que lavar también los cepillos y los peines con agua caliente y jabón de forma habitual.

¿Cómo eliminar los piojos?

Si a pesar de poner en práctica los anteriores consejos, no hemos podido evitar que nuestros peques lleguen a casa con estos vecinos indeseados, no nos queda otra que ponernos manos a la obra para deshacernos de ellos.

Lo más aconsejable es ir a una farmacia y que nos den el tratamiento más efectivo, normalmente suele ser algún líquido o champú para eliminar los piojos.

No obstante os contamos una serie de trucos para acabar con el enemigo 😉

Un truco que todos hemos oído de nuestras abuelas y madres (y que incluso muchos hemos sufrido en primera persona) es el de lavar el pelo con vinagre. Es un remedio que siempre se ha utilizado y que facilita que los piojos se despeguen del pelo.

El tomillo fresco también ayuda en la tarea de eliminar los piojos. Tenemos que hervirlo y posteriormente lavar el pelo de nuestros hijos con el agua donde lo hemos cocido.

Una vez les hemos aplicado a los niños el tratamiento para eliminar los piojos, debemos lavarles el pelo pero hay que evitar secárselo con aire caliente ya que le resta eficacia al fármaco.

Podemos aplicar una gran cantidad de crema suavizante repartida por todo el cabello, dejamos que actúe y a continuación cepillamos bien con la liendrera. Los piojos se desprenderán de manera más fácil.

Hay hervir los peines y lavar tanto la ropa de nuestros hijos como toallas, ropa de cama, cojines, … a más de 60º para eliminar a los piojos.

Como cada comienzo de curso nos toca estar atentos a las cabezas de nuestros hijos.

Si conoces algún truco o remedio para prevenir o eliminar piojos ¡¡¡compártelo con nosotros!!!!

Vuelta a las rutinas. Consejos para que los niños se adapten

Aunque pareciera que no iba a llegar nunca, el cole y el resto de rutinas ya están aquí.

En el artículo anterior os dábamos algunos consejos para ir preparando a los peques de la casa para la vuelta al cole, pero también deben volver a habituarse al resto de rutinas diarias.

Hoy os damos algunos trucos para que los niños se adapten a la perfección al resto de quehaceres diarios.

Planificar es la clave

Ahora mismo estamos intentando sobrevivir a los primeros días de clase y a todos sus preparativos.

Volver a acostumbrarse a horarios y disciplinas cuesta un poquito, por lo que lo mejor que podemos hacer es planificarnos bien.

Sabemos que los primeros días son un poco caóticos, pero pasado ese período debemos organizarnos bien para que no suponga un perjuicio para nuestros hijos y acabe afectándoles.

Lo ideal es sentarnos con nuestros hijos y que ellos nos ayuden a elaborar el calendario semanal, pueden dibujarlo y pintarlo ellos mismos.

En el calendario debemos poner todo lo que tenemos que realizar durante la semana como las actividades extraescolares, visitas al médico, exámenes… cualquier cosa que tengamos que realizar durante esos días.

De este modo podremos organizarnos con antelación y no se nos olvidará nada.

Horarios y comidas

Las vacaciones suelen traducirse en descontrol de horarios y comidas en general.

Los primeros días de curso, nuestros hijos pelearán por mantener ese ratito de más que les hemos dejado de ver la tele por las noches durante el periodo estival.

Pero tenemos que explicarles que ahora van a madrugar más y la importancia de dormir las horas necesarias.

Debemos establecer un horario para irse a la cama y volver a marcar las rutinas de ir al baños, lavarse los dientes, leer un cuento y a dormir.

En cuanto a las comidas, si los dejamos a comer en el comedor del colegio, estaría bien planear las cenas para que sean más o menos complementarias a lo que han comido en el cole y no repetir.

Si no se quedan a comer, sería conveniente planificar ambas comidas para asegurarnos que nuestros peques disfrutan de una alimentación sana y equilibrada.

En esto también nos pueden dar su opinión y además a los padres nos ayudará muchísimo tener el menú planificado.

Incluso podemos dejarlo hecho con antelación, así no iremos con prisas y terminaremos comiendo todos cualquier cosa.

Nuestro tiempo: el mejor regalo para nuestros hijos

La inmensa mayoría tenemos días muy ajetreados y a menudo llenos de complicaciones y estrés.

Entre ese ajetreo diario a veces olvidamos que nuestros hijos también sienten lo mismo a su nivel.

Tenemos que encontrar tiempo para hablar con ellos, que nos cuenten su día, sus inquietudes y que en definitiva, se sientan escuchados y apoyados.

La vuelta a la rutina de toda la familia se convierte en algunas ocasiones en una sensación de abandono para los más pequeños. Ellos vuelven al cole, nosotros a nuestros trabajos y a penas nos vemos un ratito por las noches.

Si por desgracia nuestra situación es así, tenemos que hacer que esos ratitos sean especiales y dedicar a nuestros hijos toda nuestra atención.

Si se sienten seguros, apoyados y queridos, la vuelta a la rutina y su día a día serán muchísimo mejores.

Vuelta al cole: vamos a organizarnos

La vuelta al cole ya está aquí y como cada septiembre toca organizarnos para tenerlo todo a punto.

En el post de hoy te damos algunos consejos para encarar de la mejor manera el inicio del nuevo curso escolar.

La seguridad es lo primero

Las medidas de seguridad e higiene siguen siendo prioritarias en esta vuelta al cole.

Debemos recordar a nuestros hijos la importancia de seguir las normas de higiene como:

  • Lavarse las manos
  • Usar la mascarilla
  • Respetar la distancia de seguridad
  • No compartir comida ni botellas de agua
  • No compartir el material escolar

Son las medidas básicas que ya se aplicaron en el curso anterior, pero es conveniente repasarlas con ellos para que las tengan presentes en la vuelta a las clases.

Adaptar los horarios

Por regla general, en vacaciones los niños se acuestan y se levantan más tarde.

Por ello, es conveniente comenzar a modificar los horarios unas dos semanas antes de comenzar el curso.

Así nuestros hijos se irán habituando y no notarán los madrugones de golpe.

Volver a la rutina del colegio supone cambiar los hábitos de sueño, pero también significa someter al cuerpo a un mayor desgaste mental y físico.

Por eso hay que ir adaptando nuestras jornadas poco a poco para que sean lo más parecidas posible a como serán una vez comenzado el curso.

Todo listo para la vuelta al cole

Aunque no lo creas, a los niños también les genera estrés y nervios tener que volver a las aulas.

Para evitar generarles ansiedad hay que organizar todo lo necesario con tiempo de antelación.

Revisar que tenemos todos los libros y material escolar que nos haya solicitado el colegio y enseñárselo a nuestros hijos es positivo.

Así podrán ir familiarizándose con los libros que van a estudiar y podrán incluso prepararse ya su mochila y tenerla preparada sin prisas de último momento.

Nos vamos de tiendas

Si vuestros hijos acuden a un cole en el que se lleva uniforme, hay que sacar los del curso anterior y probarlo todo para comprobar si es necesario comprar algo.

Es conveniente comprar 2 prendas de cada para así tener cambio cuando laves el uniforme.

Si en el cole no usan uniforme, hay que hacer un tanto de lo mismo, hay que sacar la ropa y ver qué es lo que les viene y lo que no.

Si tienes que comprar ropa nueva, apuesta por prendas que sean ante todo cómodas para su día a día en clase.

Si tus hijos ya tienen 8 años o más, llévatelos contigo a comprar su ropa y que den su opinión.

Son ellos los que van a llevarla a diario y les encantará elegirla.

Hay que ser comprensivos con nuestros peques

Como ante todo cambio, es normal que los días previos a comenzar las clases nuestros hijos estén nerviosos ante la expectativa de volver a la rutina.

Tenemos que ser pacientes y dedicarles tiempo, disfrutar de los últimos días de vacaciones y hacer algo especial, como ir a comer a algún sitio que les guste o llevarlos al cine o a la playa, a modo de despedida de las vacaciones.

Si los primeros días de cole están algo irascibles también es normal, aunque pasen cada septiembre por el mismo trámite, son niños y les cuesta un poco adaptarse de nuevo a una rutina más estricta que la que han tenido en los meses de vacaciones.

Con organización, paciencia y cariño la vuelta al cole será un éxito seguro 😉