Viendos las entrasdas etiquetadas en muñecas

Coleccionistas de muñecas

Prácticamente en todas las casas del mundo ha habido una muñeca en algún momento. De hecho, actualmente seguro que en una inmensa mayoría de hogares hay al menos una.

En algunos casos las muñecas han dejado de ser simples instrumentos de juego para convertirse en toda una pasión que tiene muchísimos adeptos.

Hoy en nuestro blog te hablamos de los coleccionistas de muñecas.

Las muñecas, parte de nuestra historia

Se han encontrado muñecas cuyo origen se sitúa en la antigüedad. Muñecos realizados con madera o barro.

Ya en el siglo XV surgen los primeros fabricantes profesionales de muñecas y se hacen muy populares en ciudades como París y países como Holanda y Alemania.

En el siglo XIX con la aparición de las fábricas y los procesos industriales, se empiezan a producir un mayor número de muñecas aprovechando la enorme demanda de este producto por parte de la burguesía y las familias acomodadas de clase alta.

Posteriormente, en la segunda parte el siglo XX irían apareciendo muñecas como Barbie o Nancy que crearían todo un universo de coleccionismo a su alrededor.

¿Por qué se empieza a coleccionar muñecas?

No hay una razón concreta, en muchos casos una muñeca es un recuerdo agradable de la infancia.

Quizá conservemos una muñeca especial de nuestra niñez, un regalo especial de un familiar que ya no está con nosotros…

Las motivaciones pueden ser muchas, pero lo que une a las personas que coleccionan cualquier objeto es su pasión y su dedicación.

Hay mucha gente que no comprende qué puede llevar a alguien a gastar cantidades importantes de dinero, en algunos casos, en comprar muñecas antiguas.

Los coleccionistas de muñecas defienden que sucede como en cualquier otro hobby en el que también se invierte dinero y que los beneficios son los mismos ya que coleccionar muñecas y dedicar tiempo a su cuidado y mantenimiento les relaja y les distrae.

Hay muchas personas que poseen colecciones muy importantes de todo tipo de muñecas, desde las más antiguas y clásicas hasta más actuales como Barbie.

Sobre los años 90 Barbie comenzó a sacar muñecas de colección, es decir, además de las muñecas que comercializaba dirigidas a un público infantil, Mattel vio el enorme potencial y el gran número de seguidores adultos que compraban sus muñecas, no para jugar, sino para coleccionarlas.

De ese modo comenzó a lanzar muñecas ataviadas con réplicas de vestidos icónicos del mundo de la moda.

Beneficios del coleccionismo para los niños

El hecho de coleccionar cosas nos atrae desde pequeños. Seguro que todos hemos coleccionado chapas, postales, cartas o cualquier otro objeto y lo hemos guardado y cuidado como si fuera un tesoro.

Y es que el coleccionismo tiene importantes beneficios para los niños. En primer lugar les genera un interés especial por algo y les motiva a conseguirlo.

Coleccionar potencia su responsabilidad, ya que como decíamos, los objetos los cuidarán como un bien muy preciado y aprenderán a organizarlos y a guardarlos para que no se pierdan o estropeen.

También favorecen la atención. Los niños que coleccionan cromos de fútbol, por ejemplo, se fijan en sus detalles, sus características, memorizan los nombres de los futbolistas, los equipos en los que juegan…

El coleccionismo es un mundo apasionante, a nosotros nos encanta especialmente el de muñecas debido al sector al que nos dedicamos. Desde Rosa Toys os animamos a que lo disfrutéis.

La gran importancia de que nuestros hijos jueguen

Muchos estamos en plenas vacaciones con nuestros hijos. Aunque sean días de playa o piscina, no debemos olvidar que los niños como tal necesitan jugar.

Así que aprovechemos estos días libres para disfrutar jugando con ellos.

Sus juguetes son su tesoro

Para los más pequeños, sus muñecas son algo más que objetos, son compañeros de juegos, amigos, casi miembros de la familia.

Pero las ventajas del apego que nuestros hijos sienten por sus juguetes no se resume a una simple cuestión de bienestar para ellos, sino que conlleva una serie de beneficios para su desarrollo.

Martina y su cambiador

Existen diferentes estudios que indican que jugar con muñecas favorece el desarrollo de nuestros hijos en el terreno emocional, cognitivo y social.

-Jugar desarrolla su imaginación.

-El juego fomenta su creatividad al inventarse historias y situaciones.

-Jugando aprenden a expresar mejor sus sentimientos, al ser juguetes de carácter afectivo los niños se sueltan y les hablan directamente mostrando lo que sienten.

-Al ser juegos de imitación, les ayuda mucho a desarrollarse y a entender y reproducir situaciones de la vida cotidiana.

niños compartir juguetes

-Les enseña a aprender hábitos y responsabilidades, ya que juegan a cuidar de ese bebe, teniendo que vestirle, cambiarle, darle de comer…

-Además el gesto de vestir y desvestir a sus muñecas les hace ejercitar la motricidad fina y la coordinación.

-Les ayuda a conocer el cuerpo humano.

-Jugar les enseña a ser más autónomos, cuando juegan en solitario toman decisiones y resuelven problemas por ellos mismos.

-Cuando juegan con otros niños, aprenden a interactuar, a compartir, a relacionarse con otros, fortalece su vocabulario…

Jugar es su primer contacto con el mundo real, mediante el juego simulan acciones del día a día.

La suerte de compartir tiempo con ellos

Vivimos en una sociedad totalmente tecnológica, en la que videoconsolas, tablets y móviles han cambiado la manera en la que juegan nuestros hijos.

No podemos negarles el acceso a la tecnología porque han nacido con ella, pero hay que racionalizarla y fomentar que jueguen a otras cosas.

Podemos involucrarnos y compartir con ellos un rato de juego, ya sea con sus muñecas o a algún juego de mesa, por ejemplo.

Fuente: www.muhimu.es

Aunque es importante que aprendan a jugar solos, les encantará compartir esos momentos con nosotros.

Jugar es algo más que entretenimiento, además de hacer felices a nuestros hijos, es parte fundamental en su desarrollo.

El juego para nuestros hijos es una parte imprescindible en sus vidas, les enseña a conocer las normas sociales, aprenden a ganar y a perder, a solucionar problemas, a expresar mejor sus emociones y, por supuesto, les hace muy felices.

¿Cómo hacer que nuestros hijos compartan los juguetes? Te damos algunas pautas

La acción de compartir algo es una de las habilidades sociales que más les cuesta adquirir a los niños, ya que piensan que aquello que están dejando se lo van a quitar y no lo van a recuperar.

niños compartir juguetes

Somos nosotros los que debemos hacerles entender que eso no va a pasar. En el post de hoy te damos algunas pautas para conseguir que nuestros hijos aprendan a compartir.

Compartir: antes de los 4 años casi misión imposible

Aunque no es imposible, es muy complicado que un niño pequeño acceda libremente a compartir sus juguetes.

A esas edades ni siquiera comprenden el concepto de dejar algo a otro niño, sabiendo que te lo va a devolver.

niños compartir juguetes

Para nuestro hijo, otro niño le estará quitando su juguete, es por eso que no será hasta los 4 o 5 años cuando podemos intentar razonar con ellos y hacerles entender que solo es un préstamo.

Pautas para enseñarles a compartir

  • Los niños aprenden por imitación, por lo que lo primero que debemos hacer es hacerle ver como nosotros compartimos.

Que compremos un paquete de galletas, por ejemplo y lo repartamos con nuestro hijo, o le dejemos algo que sea nuestro, como nuestro móvil para ver dibujos un ratito o cualquier otro objeto.

  • Es muy positivo que juegue y se relacione con otros niños de forma habitual, el juego en la primera infancia es el modo en el que comienzan a desarrollar las habilidades sociales.
niños compartir juguetes

Tendrán que aprender a solucionar conflictos, a ceder, a comportarse de cierto modo y con determinadas reglas y también a compartir.

  • Tenemos que reforzarle con comentarios positivos y no reñirle, eso no servirá de nada. Hay que evitar a toda costa comentarios como “te portas mal” “eres un egoísta” o “nadie va a querer jugar contigo si no compartes”, por ejemplo.

Estaremos vinculando la acción de compartir a algo negativo. Será mucho más efectivo si utilizamos frases como “¿y si le dejamos un juguete a este nene y así jugáis juntos?”

niños compartir juguetes
  • Cuando nuestro hijo comparta podemos felicitarle y decirle que es un buen amigo para fortalecer la acción y que vea que es algo bueno.
  • De igual modo, no hay que compararlo nunca con otros niños. No todos maduramos al mismo tiempo y a algunos les puede costar un poquito más aprender a relacionarse.
  • Tenemos que dejar que nuestros hijos se expresen, no podemos obligarles a que compartan porque sí.

Podemos preguntarles el motivo de por qué no quieren dejar el juguete e intentar explicarles que simplemente lo estamos dejando un ratito y que luego se lo devolverán.

Si a pesar de todo no quieren compartir, no hay que obligarles

Si nuestros hijos no quieren compartir el juguete en cuestión, no hay que obligarles.

A menudo les insistimos en hacer cosas que ni nosotros mismos haríamos.

Pongamos un ejemplo, si estuviésemos sentados en una cafetería, consultando algo en nuestro móvil y una persona que no conocemos de nada se sentara y nos arrebatara el móvil de las manos indicando que se lo dejásemos un ratito y luego nos lo devuelve, ¿qué pasaría? ¿cómo nos sentiríamos?

Pues precisamente así se pueden sentir nuestros hijos si están en un parque y otro niño les quita un juguete, por lo que si a pesar de intentar explicarle que no pasa nada, no le gustará y es lógico que se niegue.

niños compartir juguetes

En ese caso, tendrás que hacer entender al otro niño que el juguete es de tu hijo y que en ese momento no se lo quiere dejar.

Puedes intentar desviar la atención e indicarles que jueguen juntos a otra cosa o con otros juguetes, o intentar que haya un intercambio, “si tu le dejas un juguete tuyo, él te puede dejar uno suyo”.

En cualquier caso, tenemos que empatizar con nuestro hijo y entender que el momento de compartir llegará tarde o temprano, simplemente un día comprenderá la situación y le dejará sus juguetes a otros niños.

Origen de los Bebés Reborn

Hoy en día se han convertido en muñecas muy conocidas y que se han puesto muy de moda, sobretodo entre las niñas.

Pero sus orígenes fueron muy distintos, te lo contamos todo en el post de hoy.

La historia de los Bebés Reborn

Los primeros datos que se tienen de los bebés reborn se remontan a la Alemania de la II Guerra Mundial.

Fuente: www.pinterest.fr

Durante esta guerra, muchísimas personas se vieron obligadas a vivir en refugios y sitios donde estuvieran seguros en el transcurso de los bombardeos.

Además la situación era límite, había muy pocos recursos y costaba acceder hasta a los productos de primera necesidad.

Ante esta situación, muchas madres comenzaron a arreglar y reformar las muñecas de sus hijas para que pareciesen diferentes.

Mucho tiempo después, en los años 90, esta moda comenzó a extenderse por EE.UU y fue surgiendo la gran industria que conocemos hoy en día.

¿Qué conocemos exactamente como Bebé Reborn?

Los bebés reborn son muñecas que tiene la apariencia física de un bebé real. Su fabricación es muy cuidada para darles el máximo realismo y conseguir que, incluso, se confundan con bebés de verdad.

A la hora de elaborarlos, se tiene en cuenta todos los detalles. Se pintan las venitas y las rojeces de la piel, típicas de los recién nacidos.

Lucía Bebé Reborn

También el pelo, en muchos bebés reborn se injerta uno por uno para darle un mayor realismo, al igual que las pestañas.

El peso también es importante, la cabeza y las extremidades de la muñeca suelen rellenarse para conseguir un peso muy similar al de un bebé de verdad.

De este modo, también se consigue que los movimientos del muñeco, como por ejemplo el de la cabeza, sean muy parecidos a los de un niño real.

¿A quién van dirigidos los Bebés Reborn?

El mercado de los bebés reborn comenzó como una moda únicamente para coleccionistas, que en su mayoría, eran mujeres adultas, de todas las edades.

Hay que tener en cuenta que los bebé reborn más elaborados conllevan muchas horas de trabajo y necesitan unos cuidados específicos.

Fuente: www.20minutos.es

Como cualquier objeto de colección, son elementos delicados que si no se tratan adecuadamente, pueden romperse con facilidad.

Pero poco, el interés por los bebés reborn se ha ido extendiendo y cada vez más niñas se sienten atraídas por estos muñecos hiperrealistas.

Expertos en el mundo reborn indican que se podría diferenciar entre 2 mercados distintos.

El de los bebés reborn de coleccionista, bastante más caros y dirigidos a un público adulto, y los bebés reborn adaptados a un público más infantil y más accesibles económicamente.

Beneficios de un Bebé Reborn

Lo que no se puede poner en duda son los beneficios que tienen estas muñecas.

Al margen de su uso para coleccionismo o su uso para el juego, se ha demostrado que desempeñan un papel importante en algunas tratamientos médicos.

Se utilizan como terapia para enfermos de alzheimer, al ser tan realistas, las personas que lo padecen sienten la necesidad de cuidarlos, se sienten útiles y responsables del bebé.

Fuente: www.niusdiario.es

Además practican a vestirlo y desvestirlo, algo que les ayuda a ellos mismos. También se va creando un vínculo afectivo y hace que estén más activos.

También se suelen utilizar en terapias contra la depresión, cuando se produce una situación de duelo porque se ha perdido a un hijo o porque no se puede ser madre.

Los bebés reborn, pueden aliviar en un primer momento esa pena y ayudar a superar esa situación.

Bien es cierto, que los especialistas también indican que debe de ser una etapa y que no podemos pretender que una muñeca sustituya a lo que se ha perdido.

Paula Bebé Reborn

En el momento en el que eso sucede, la terapia con reborns no funciona y hay que buscar otra alternativa.

Ya sea como objeto de colección, como parte de una terapia médica o como juguete, lo importante de un bebé reborn es que se disfrute.

Las muñecas, mucho más que juguetes para nuestr@s hij@s

Esas muñecas o peluches con los que nuestros hijos se van a dormir cada noche y sin los cuales no pueden conciliar el sueño, son mucho más que simples juguetes para ellos.

Para los más pequeños, sus muñecas son algo más que objetos, son compañeros de juegos, amigos, casi miembros de la familia.

Pero las ventajas del apego que nuestros hijos sienten por sus juguetes no se resume a una simple cuestión de bienestar para ellos, sino que conlleva una serie de beneficios para su desarrollo.

BENEFICIOS DE JUGAR CON MUÑECAS

Existen diferentes estudios que indican que jugar con muñecas favorece el desarrollo de nuestros hijos en el terreno emocional, cognitivo y social.

-Jugar desarrolla su imaginación.

-El juego fomenta su creatividad al inventarse historias y situaciones.

-Jugando aprenden a expresar mejor sus sentimientos, al ser juguetes de carácter afectivo los niños se sueltan y les hablan directamente mostrando lo que sienten.

Fuente: www.pixabay.com

-Al ser juegos de imitación, les ayuda mucho a desarrollarse y a entender y reproducir situaciones de la vida cotidiana.

-Les enseña a aprender hábitos y responsabilidades, ya que juegan a cuidar de ese bebe, teniendo que vestirle, cambiarle, darle de comer…

-Además el gesto de vestir y desvestir a sus muñecas les hace ejercitar la motricidad fina y la coordinación.

-Les ayuda a conocer el cuerpo humano.

-Jugar les enseña a ser más autónomos, cuando juegan en solitario toman decisiones y resuelven problemas por ellos mismos.

Fuente: www.pixabay.com

-Cuando juegan con otros niños, aprenden a interactuar, a compartir, a relacionarse con otros, fortalece su vocabulario…

JUGAR, ALGO INHERENTE AL SER HUMANO

Jugar es su primer contacto con el mundo real, mediante el juego simulan acciones del día a día.

Vivimos en una sociedad totalmente tecnológica, en la que videoconsolas, tablets y móviles han cambiado la manera en la que juegan nuestros hijos.

No podemos negarles el acceso a la tecnología porque han nacido con ella, pero hay que racionalizarla y fomentar que jueguen a otras cosas.

Podemos involucrarnos y compartir con ellos un rato de juego, ya sea con sus muñecas o a algún juego de mesa, por ejemplo.

Fuente: www.pixabay.com

Aunque es importante que aprendan a jugar solos, les encantará compartir esos momentos con nosotros.

Jugar es algo más que entretenimiento, además de hacer felices a nuestros hijos, es parte fundamental en su desarrollo.

El juego para nuestros hijos es una parte imprescindible en sus vidas, les enseña a conocer las normas sociales, aprenden a ganar y a perder, a solucionar problemas, a expresar mejor sus emociones y, por supuesto, les hace muy felices.

Visita nuestra web y descubre nuestras muñecas.