admin – Rosa Toys Blog

admin

Niños y autoestima. 5 cosas que tienes que decirles a tus hijos cada día

La autoestima es un pilar fundamental en el que nos sustentamos todos. Tener una baja autoestima puede provocarnos problemas en nuestro día a día y nuestra relación con los demás.

Aprender a aceptarnos tal como somos y a querernos, hará que seamos felices, por eso muy importante que trabajemos la autoestima desde pequeños.

En el post de hoy os hablamos de la enorme importancia de fomentar la autoestima en nuestros hijos y las formas de hacerlo.

La autoestima de los niños

Aunque nuestros hijos sean pequeños, van siendo conscientes poco a poco de cómo son ellos y cómo es el mundo que les rodea.

Y ese primer concepto que tienen de sí mismos se forma a raíz de lo que les decimos nosotros, los padres, por lo que es importantísimo que se sientan queridos y valorados.

Muchos problemas que se desarrollan en la adolescencia como los trastornos alimenticios, el miedo excesivo al fracaso, la timidez extrema… tienen su origen en una baja autoestima en la infancia.

Un niño con una buena autoestima se sentirá valorado, creerá en sus posibilidades, sentirá confianza en sí mismo y le será más fácil relacionarse con los demás.

Además, la autoestima influye en el desarrollo de su aprendizaje, un niño con una buena autoestima se sentirá más motivado y más capaz, lo que afectará a su rendimiento escolar.

5 cosas que decirles cada día a nuestros hijos

1.La primera y más importante es decirles cada día que los queremos. No hay nada que haga sentir a un niño más seguro que saber que sus padres le quieren por encima de todo.

2. Debemos animarles a que hagan cosas por sí mismos. Acorde a su edad, debemos dejarles que intenten hacer cosas como ayudarnos en casa y agradecérselo y elogiarlos.

Así se sentirán con confianza y seguros de sí mismos, viendo que pueden ayudarnos y que saben hacerlo .

3. Es muy positivo hablar con ellos abiertamente sobre sus emociones, que no sientan vergüenza de expresar lo que sienten. Jamás debemos regañarles por llorar o por sentir tristeza, aunque el motivo no nos parezca justificado. Debemos apoyarlos.

4. Nunca debemos compararlos con nadie. Ni con hermanos ni con amigos. Cuando algo no les sale bien, no hay nada que les haga más daño ni que les humille más que decirles que fulanito sí sabe hacerlo.

Hay que motivarles y ayudarles a conseguir sus objetivos.

5. Con nuestros hijos tenemos que usar siempre un lenguaje positivo. Puede que a veces no nos demos cuenta o que nos dejemos llevar por el momento de enfado o por la rutina, pero la manera en la que nos dirigimos a nuestros hijos es fundamental.

Siempre debemos hablarles desde el punto de vista positivo. Si han suspendido un examen, por ejemplo, tenemos que hablar desde la comprensión, preguntarles qué creen que ha fallado, si necesitan ayuda para preparar el siguiente y que no pasa nada por una equivocación.

Es fundamental que los niños sientan el cariño y el apoyo incondicional de sus padres.

Un niño querido se sentirá capaz de cualquier cosa.

Tips para ayudar a nuestros hijos a superar una rabieta

Rabietas: una simple palabra que a los padres nos pone los pelos de punta.

Y es que las rabietas son más que habituales en la primera etapa del desarrollo de los niños.

Alrededor de los 2 años comienza esta fase que, aunque es completamente normal y necesaria en el crecimiento de nuestros hijos, a nosotros los padres nos saca de quicio.

En el artículo de hoy os damos algunos consejos para ayudar a nuestros hijos, (y a nosotros mismos), a superar una rabieta.

Las rabietas: normales y necesarias

Como comentábamos, estos berrinches que se cogen nuestros peques en los momentos más inesperados, son totalmente normales en la conducta de cualquier niño en los primeros años de vida.

Aunque nos pueda parecer que aparecen sin motivo aparente y desearíamos que nuestros hijos no las tuvieran, las rabietas son beneficiosas para el correcto crecimiento de cualquier niño.

Hay que tener en cuenta que a esas edades hay niños que no saben todavía expresarse bien y por lo tanto, no pueden explicarnos bien lo que sienten.

Una rabieta puede ser el modo que tiene nuestro hijo de trasladarnos que no está bien por algo.

También es una manera de calmar sus frustraciones. Con 2 añitos ya comienzan a querer tener cierta autonomía pero hay acciones que todavía no pueden hacer solos.

Es una etapa en la que necesitan rutinas y tenerlo todo bajo control.

Por eso tienden a ver la misma película una y otra vez, por ejemplo, porque se la saben de memoria y les tranquiliza saber que va a pasar a continuación.

Cuando pierden esa sensación de control, lo suelen expresar mediante las rabietas.

Intentar evitar las rabietas

Es el deseo de cualquier padre, pero a veces es imposible.

No obstante podemos intentar evitarlas precisamente proporcionándoles esas rutinas que necesitan los niños.

Si seguimos unos horarios para hacer cada cosa y además, siempre lo hacemos del mismo modo,(primero comer, luego la siesta, luego el baño…), el niño sentirá seguridad y no tendrá la necesidad de coger una rabieta.

Cómo ayudarles a superar una rabieta

Ante todo, no debemos ponernos a su altura y no perder la clama. Está claro que esto, según la situación, a veces es complicado.

Sobre todo si nos pilla en un sitio público o si tenemos prisa, por ejemplo.

Aún así, tenemos que mantenernos tranquilo e intentar tranquilizar al niño.

Si la rabieta es porque quiere algo, no debemos dar nuestro brazo a torcer pero podemos ofrecerle una alternativa.

Todo ello con explicaciones breves, sencillas y directas, en ese momento no prestará atención a un intento de diálogo.

A menudo, las rabietas se producen por un sentimiento de tristeza que el niño no sabe gestionar.

Aunque tu hijo esté gritando y pataleando, intenta acercarte a él, abrazarlo y consolarlo, decirle que le quieres y que no pasa nada.

Otras veces, es una simple llamada de atención y la mejor manera de que la rabieta desaparezca es precisamente no haciéndole caso.

Cuando vea que no le prestas atención con esa maniobra, poco a poco se le pasará.

Aunque no nos guste y nos hagan pasar un mal rato, las rabietas son la manera que tienen nuestros hijos de desahogarse, ya que no saben todavía hacerlo de otro modo.

Solo nos queda gestionarlas del mejor modo posible y ante todo, no culpar a nuestros hijos, ellos también lo pasan mal y es una de las cosas que tenemos que enseñarles a superar.

Si tienes algún truco para clamar rabietas, ¡¡cuéntanoslo!!

Películas para ver en familia este fin de semana

Un plan que nunca falla para el fin de semana es el de montar una sesión de cine en casa.

En el artículo de hoy te traemos una selección de películas perfectas para ver este finde en familia.

Los niños mandan

Está claro que si queremos ver una película y en casa hay niños, ellos son los que mandan.

Pero no hay que desanimarse por eso, hay películas infantiles que son muy divertidas y entretenidas también para los adultos.

Ideales para ver juntos toda la familia.

1. La saga de Gru y Los Minions

Si hay unos personajes de película que han enamorado a niños y adultos, esos son los Minions.

Las películas que cuentan las peripecias del «villano» Gru con su ejército de Minions son muy entretenidas. Si todavía no las has visto, ¿a qué esperas?

2. Jumanji

Entretenimiento asegurado con esta gran película en la que un juego de mesa se convierte en la peor pesadilla de los protagonistas.

Ya sea la película original de 1995 o las nuevas versiones que se han realizado, es una película de aventuras ideal para ver en familia.

3. Hotel Transilvania

Un hotel para monstruos regentado por monstruos en el que de repente se les cuela un humano.

Una película muy original llena de situaciones disparatadas. A los más pequeños les encantará.

4. ¡Cariño, he encogido a los niños!

Un papá científico que crea un rayo reductor y que, por error, reduce a sus hijos y a los del vecino a un tamaño menor que el de una hormiga.

Si a esto le sumas que se pierden en el jardín, ¡imagínate la aventura!

Una peli más antigua y probablemente la has visto, pero seguro que tus hijos no.

5. La saga de Harry Potter

En este caso si queremos hacer maratón, tenemos para varios fines de semana.

Harry Potter

Las aventuras del mago más famoso de todos los tiempos mantendrán a tus hijos pegados al sofá, y ¿para qué engañarnos? a ti también.

6. El universo Marvel

Si nuestros hijos son un poco más mayores, (a partir de 8 años aproximadamente), las películas de las aventuras de Los Vengadores y sus varias ramificaciones les fascinarán.

Unas grandes películas de acción con todo el encanto de los superhéroes.

Disney para nostálgicos

Los que hoy en día somos padres, hemos crecido con las películas de Disney. Y hay muchas que, aunque ya tienen sus años, no nos cansamos de ver una y otra vez.

Quizá es el momento de compartirlas con nuestros hijos.

  • El Rey León
  • La Bella y la Bestia
  • Aladdin
  • La Sirenita
  • Mulan
  • La Cenicienta
  • Blancanieves
  • 101 Dálmatas
  • El libro de la selva
  • Tarzán
  • Hércules
  • La dama y el vagabundo
  • Peter Pan

La lista es inmensa, así que haz un top 10 y a disfrutar.

Astronomía para niños ¿Nos vamos de viaje espacial?

La astronomía es algo que llama la atención de los niños…y de los no tan niños.

Todo lo relacionado con las estrellas, los planetas y el espacio tiene algo de mágico.

Hoy os contamos algunas actividades para hacer en familia que harán que los peques de la casa aprendan astronomía y además se lo pasen genial.

Mirar las estrellas

Un planazo para una noche de verano es sin duda mirar las estrellas.

Podemos hacernos con un telescopio y observar las estrellas. A los niños les encantará descubrir las estrellas, las constelaciones y ver con más detalle la luna.

En las fechas en las que se producen las llamadas lluvias de estrellas, podemos aprovechar para hacer una excursión para verlas.

Para los niños será toda una aventura, hacer todos los preparativos, buscar un lugar sin contaminación lumínica y tumbarse a ver pasar las estrellas.

Nuestro propio juego sobre astronomía

Siempre hemos dicho que el juego es una gran herramienta para el aprendizaje.

Podemos buscar algún juego sobre el espacio y si no encontramos ninguno adecuado, podemos crear el nuestro.

A modo de juego de mesa de preguntas y respuestas, podemos crear tarjetas con preguntas sobre astronomía.

¡Quien acierte más respuestas gana!

El espacio a través de la lectura

Hay muchos libros y cuentos infantiles que tratan sobre astronomía.

Esta es una gran combinación, porque además de aprender sobre astronomía de forma divertida, practicarán la lectura.

Manualidades del sistema solar

Otra de las actividades preferidas por los niños son las manualidades.

Se lo pasan muy bien y además es la mejor excusa para pasar tiempo en familia y divertirnos juntos.

Hay varias manualidades relacionadas con el sistema solar que seguro les encantará hacer con nosotros.

Podemos fabricar nuestro propio sistema solar. Solo necesitaremos bolas de porexpán de diferente tamaño y pinturas para decorarlos como los planetas que forman el sistema solar.

Una vez tengamos nuestros planetas pintados podemos pincharlos con palillos grandes de brocheta a un corcho, simulando su posición real en el espacio.

También podemos colgarlos del techo como si fueran un móvil.

El espacio en su dormitorio

Hay pequeños gestos que pueden hacer que los niños se sientan fascinados con la astronomía.

Podemos comprarles un mapa en el que aparezcan todas las constelaciones y colgarlo en su dormitorio.

También podemos encontrar numerosos pósters con imágenes de la luna, los planetas o cualquier otro elemento relacionado.

Existen proyectores con imágenes del espacio para que cuando estén acostados, puedan ver las estrellas en el techo.

Seguro que con estos trucos, nuestros peques disfrutan de la astronomía.

¡Si ponéis en práctica alguna de estas actividades, compartidlo con nosotros!

Los mejores juegos para estimular la memoria de los niños

Ya sabemos que los niños suelen tener muy buena memoria, pero para que esa capacidad no se pierda con el paso del tiempo, podemos entrenarla.

La manera más natural y más divertida con la que aprenden los más pequeños de la casa es mediante el juego.

En el artículo de hoy os traemos los mejores juegos para estimular la memoria de los niños.

La importancia de ejercitar la memoria

En los más pequeños de la casa, la memoria está directamente relacionada con el aprendizaje.

Son años en los que los niños adquieren nuevos conocimientos sobre diferentes aspectos como el lenguaje o la lectura, por ejemplo.

Un niño con una buena capacidad de memoria, aprenderá de manera más fácil y ágil.

Juegos para estimular la memoria

– Juegos de memoria visual

Existen multitud de juegos basados en la memorización visual. Los más habituales suelen ser juegos de cartas en los que los dibujos están duplicados.

Colocándolos bocabajo, hay que ir dando la vuelta y conseguir formas las parejas, recordando donde se ubica cada carta.

También podemos jugar a mirar atentamente una imagen durante unos segundos y luego intentar recordar el máximo de detalles posibles.

Los puzzles también nos ayudarán en la tarea de estimular la memoria de nuestros hijos.

Podemos mirar el dibujo y luego intentar montar el puzzle de memoria, sin volver a mirar el ejemplo.

– Juegos auditivos

A los niños les encanta cantar, por lo que si proponemos un juego de memorizar canciones y cantarlas, se lo pasarán bomba.

También podemos memorizar cuentos, trabalenguas, adivinanzas… Cualquier cosa que les guste.

Podemos jugar al juego de la compra, en el que cada participante va añadiendo por turnos un componente a la lista de la compra y el resto debe ir memorizando toda la lista.

– Juegos de mesa

Cualquier juego de mesa apto para su edad les ayudará a ejercitar la memoria.

Deben de recordar las normas del juego y las diferentes estrategias a seguir para intentar ganar.

– Juegos de idiomas

Hacer una lista con palabras, traducirlas a diferentes idiomas e intentar memorizar como se dicen en esos idiomas.

Estimularemos su memoria y además aprenderán idiomas.

Consejos extra

Además de estos distintos juegos, podemos ayudar a nuestros peques a ejercitar la memoria, de diferentes formas:

El orden y las rutinas son fundamentales.

Ya sabemos que tener establecida una rutina diaria es muy importante para los niños. Les ayuda a aprender y les tranquiliza.

En lo referente a la memoria sucede lo mismo, llevar una rutina desorganizado les despista y provoca que se desconcentren y por tanto, que tengan fallos de memoria.

Hablemos con nuestros hijos

La comunicación es vital en muchísimos aspectos del crecimiento de un niño. Si al salir del cole les preguntamos a nuestros hijos cómo les ha ido el día, qué han hecho, qué han aprendido… además de estimular su memoria, les ayudaremos a mejorar su lenguaje y su manera de expresarse.

Refuerzo positivo

Al igual que les regañamos cuando se les olvida algo, cuando son capaces de recordar algo por si solos, debemos felicitarles.

Así reforzaremos positivamente su esfuerzo.

Hasta aquí nuestro artículo de hoy. Si tienes cualquier comentario, ¡te leemos!

Trucos nivel experto para que tus hijos coman verdura

Las verduras son alimentos imprescindibles en la dieta de los niños.

Pero es cierto que no suelen ser del agrado de los más pequeños y a los padres nos cuesta bastante que las tomen.

En el blog de hoy os damos algunos trucos para que los pequeños de la casa coman verduras,

Verduras: vitaminas al poder

Nosotros ya sabemos la importancia de comer verduras, ya que son una fuente de nutrientes.

Poseen muchas vitaminas y minerales, además de pocas calorías y no tomarlas puede acabar afectando a la salud de nuestros hijos.

Las verduras son ricas en vitaminas A, C y B9, en ácido fólico, sales minerales como el calcio, potasio, magnesio, hierro y sodio.

Tienen además mucha fibra y elementos antioxidantes, todo ello imprescindible en la dieta de los niños y también de los adultos.

Por ello nos las tendremos que ingeniar para introducir las verduras en la dieta de nuestros peques.

Comer por los ojos

El aspecto visual es muy importante por lo que tenemos que ponerle imaginación y ponerles a nuestros hijos un plato que les llame la atención.

Si en lugar de poner un puñado de brócoli y tomate, por ejemplo, «dibujamos» una simpática carita donde los tomatitos sean los ojos y el brócoli un divertido pelo de punta, la comida les resultará más atractiva.

Además los podemos entretener jugando a comernos las diferentes partes del «dibujo».

Que nos ayuden a preparar el plato

Si involucramos a los más pequeños en la elaboración del plato, luego sentirán más curiosidad y se sentirán orgullosos de comer algo que ellos han preparado.

Incluso podemos pedirles que nos ayuden a la hora de hacer la compra. Dándoles diferentes opciones y que ellos elijan qué verduras quieren tomar hoy.

Luego que nos ayuden a cocinarlas y a colocarlas en los platos. Les encantará ser «los protagonistas» de la historia.

Un huerto en casa

Si tenemos la posibilidad, crear un pequeño huerto en casa sería ideal para que nuestros hijos se familiaricen con las diferentes verduras desde su cultivo hasta que acaban en el plato.

Además de ser muy didáctico, ya que aprenden como se obtienen los alimentos y trabajan la responsabilidad de cuidar de las plantas y de su crecimiento.

Comer algo que ellos han cultivado les motivará muchísimo y les encantará.

Consejos exprés

Hay que tener en cuenta que estos trucos no son mágicos y puede que no den resultado a la primera.

  • No enfadarnos con ellos ni castigarles porque no quieran comerse la verdura. Solo conseguiremos que le cojan más manía.
  • Intentar negociar, si hacen el esfuerzo de comer un poco de verdura, otro día pueden elegir ellos el menú.
  • Usar la tecnología a nuestro favor. Mientras comemos la verdura, podemos buscar información sobre ella en Internet, eso despertará su curiosidad.

Ante todo debemos armarnos de paciencia y no forzarles. Poco a poco seguro que iremos encontrando el camino para que nuestros peques coman verduras.

Recetas con manzana para los más pequeños ¡Todos a comer fruta!

Suelen decir que una manzana al día mantiene alejado al médico, así que ¿por qué no hacer que comer manzanas sea divertido?

Las manzanas son muy nutritivas y deliciosas en su estado natural, pero hay muchas formas de incluir la manzana en la dieta.

¡Es genial crear recetas para los niños!

Empezamos con los sandwiches

Para crear el sándwich, empieza con 2 rebanadas de pan a tu elección.

Nosotros te recomendamos un pan integral saludable o pan de centeno.

Extiende una capa delgada de mantequilla de nueces en una rebanada y coloca capas finas de manzanas justo encima.

Para darle más sabor, espolvorea una capa ligera de canela encima de las manzanas y cubre con la otra rebanada de pan.

¡Es muy fácil de hacer y tiene un sabor increíble!

Macedonia

Cuando compres manzanas, enséñales a tus hijos sobre las variedades disponibles, desde sus colores hasta sus gustos y sus texturas.

Juntos, podéis seleccionar 3 o 4 de sus frutas favoritas para usar en la macedonia.

Corta las manzanas en cubitos y mételas en un bol con unas gotas de zumo de limón para evitar que se doren.

Agrega media taza de pasas que van bien con las manzanas. También puedes usar uvas.

Agrega más frutas si tienes por casa.

Mezcla las frutas con un cuarto de taza de zumo de manzana y una pizca de azúcar moreno.

¡Listo para servir!

Los niños no pedirán galletas si prueban esta macedonia.

Mmm… ¡Delicioso!

Crumble de manzana al microondas

No es necesario pasar horas horneando para crear un postre delicioso.

¡Puedes preparar porciones individuales de una versión del crumble de manzana directamente en tu microondas!

Esto es algo fácil de hacer con los niños y les enseñará a ser creativos con los ingredientes que hay en la despensa.

Simplemente coge una taza para microondas y llénalo de rebanadas de manzana con una pizca de azúcar moreno, canela, granola, miel o jarabe de arce y algunas nueces.

Repite las capas hasta llenar la taza aproximadamente unos tres cuartos.

Calienta hasta que esté completamente caliente y sírvelo.

Para un placer adicional, coloca una bola de yogur helado de vainilla bajo en grasa encima justo antes de servir. 

¡No os vais a poder resistir!

Cazos de manzana

Corta tu tipo favorito de manzanas en rodajas y exprime zumo de limón sobre ellas para evitar que se doren.

No te preocupe, no sabrán a limón.

Coloca en tazones separados chocolate derretido, salsa de caramelo, yogur, nueces picadas, coco rallado, mini chispas de chocolate y granola.

Deja que los niños hagan sus propias combinaciones cubriendo primero la mitad de la rodaja de manzana en la salsa de su elección y luego enrollando en la cobertura.

¡Mezcla y combina sabores y descubre resultados!

Deja que tus hijos ayuden a preparar todos los ingredientes y anotad vuestras combinaciones favoritas.

¡Es una gran idea! ¿Verdad?

¡Hasta aquí llega el blog de hoy!

¡Si os ha gustado, dejádnoslo en los comentarios!

¡Volvemos la semana que viene con un nuevo blog!

La importancia de la higiene en los niños

La buena higiene en los niños es fundamental para verse y sentirse bien, así como también para cuidar de su salud y bienestar.

A veces, los niños se resisten a mantenerse limpios y lo consideran una tarea ardua, pero hay formas de enseñarles a nuestros hijos que tener una buena higiene no es una molestia en absoluto.

Especialmente para los niños en la guardería o en la escuela, es esencial mantenerse libres de gérmenes y suciedad.

En el blog de hoy damos consejos para que nuestros hijos quieran sentirse siempre limpitos:

Dientes

Los dientes limpios crean una sonrisa brillante cuando dejamos a nuestros hijos en la guardería, pero también ayuda a prevenir el sarro, las caries y enfermedades en las encías.

Muchos niños tratan de evitar cepillarse los dientes, pero se debe de ser diligente en este aspecto.

No temas en advertirles sobre el dolor y la enfermedad que pueden contraer si no se cepillan todos los días, al menos dos veces al día.

¡Eso no significa que no pueda ser divertido!

Compra un cepillo de dientes con su personaje de dibujos animados favorito o en su color favorito.

Algunos cepillos más nuevos incluso se iluminan y reproducen canciones para que tu hijo sepa cuánto tiempo debe cepillarse.

También hay deliciosos sabores de pasta de dientes aprobados para niños como chicle, vainilla y variedades afrutadas.

Muestra a tus hijos que tú también necesitas cepillarte los dientes y hacedlo juntos si eso les motiva.

Ropa limpia

Todos queremos que nuestros hijos jueguen cuando los dejamos en el colegio o en la guardería.

Pero los niños, son niños y a menudo se ensucian.

Enséñeles a tus hijos que está bien jugar y divertirse, pero que también es necesario no dejar nada para limpiar.

Si tu hijo come descuidadamente, considera ponerle un babero o una servilleta en el cuello de su camisa.

Después de jugar al aire libre, asegúrate de que tu hijo te muestre dónde se ensució la ropa para así poder quitar las manchas antes de que se asienten.

¡Ya sabéis que hay manchas muy rebeldes!

Al mantener a los niños conscientes de la suciedad y los gérmenes, crecerán aprendiendo a cuidar su ropa.

También comprenderán que la suciedad puede generar bacterias y causar enfermedades.

Además, una apariencia limpia hace que cualquier persona se sienta segura de sí misma.

Lavarse las manos

Los niños tocan todo tipo de cosas a lo largo del día, ya sea en el patio de recreo, a los otros niños de su clase, etc.

Mantener limpias las manos de los niños ayuda a prevenir la propagación de gérmenes, suciedad y otras bacterias que pueden enfermarlos.

Enséñales a lavarse las manos siempre antes de comer.

No queremos que ingieran algo que pueda causarles estar malitos.

Después de usar el baño, enséñale a tu hijo a lavarse completamente las manos.

Diles un número para contar o una canción breve para cantar y lavarse las manos durante todo el tiempo.

Está bien jugar y tocar las cosas, pero una vez que se hacen, lavarse las manos es clave para mantenerse libre de gérmenes y sentirse fresco.

¡Hasta aquí llega el blog de hoy!

Esperamos que os haya gustado.

¡Nos vemos la semana que viene con un nuevo blog!

Tips para que los niños aprendan a tenerlo todo más ordenado

Enseñar a los niños a ser organizados, ya sea en casa, en la guardería o en el colegio, es una lección importante de la que se beneficiarán a lo largo de sus vidas.

La organización ayuda con el trabajo, las relaciones e incluso el juego.

Aquí hay algunas formas con las que podéis mostrarles a vuestros hijos cómo organizarse de forma divertida.

Mantener los juguetes en orden

Si alguna vez has entrado en la habitación de tu hijo y todos los juguetes están fuera de su caja y las muñecas y figuritas están esparcidas por todo el suelo, no te preocupes, porque a partir de hoy, eso ya no va a suceder.

Todos queremos que nuestros niños se diviertan, pero llega un momento en el que necesitan limpiar y guardar sus juguetes.

Una forma de hacer que la limpieza sea divertida es hacerla parte del juego.

Puedes conseguir unos cubos y decorarlos según el tipo de juguete que vaya dentro.

Las muñecas pueden ir a un contenedor decorado como una casita.

Los coches de juguete pueden guardarse en un contenedor decorado con ruedas y pegatinas en los parachoques.

Puedes divertirte decorando y los niños estarán ansiosos por poner sus juguetes en los lugares de descanso que les corresponden.

¿La lección?

No perderán piezas pequeñas ni tropezarán accidentalmente con algo que haya quedado en el suelo.

A medida que los niños crezcan, tendrán más artículos valiosos que cuidar y sus habilidades organizativas los mantendrán bajo control.

Mantener el armario y los cajones bien ordenados

Parece que los niños nunca quieren poner su ropa en el cesto, en su armario o en los cajones.

Por supuesto, es más fácil dejar la ropa donde quiera que se la quite, pero los niños pueden darse cuenta fácilmente de que se necesita el mismo tiempo para guardarla en su lugar.

Al igual que tienen su propio espacio en la guardería o en el colegio, también tienen sus propios lugares en casa, donde necesitan guardar sus pertenencias.

Enséñeles que cuando su ropa esté ordenada y organizada, podrán encontrar exactamente lo que quieran usar antes del colegio y la ropa no se arrugará ni perderá.

Mantener la ropa organizada es un hábito positivo que los niños necesitarán cada vez más a medida que crezcan y tengan un armario más grande.

Gestión del trabajo escolar y actividades extracurriculares

Empieza a una edad temprana y mantén un calendario de trabajo y actividades con tus hijos.

Pueden ayudarle a completar todos los detalles, como cuándo finalizan las tareas, cuándo tienen exámenes, cuándo tienen educación física, escuela de baile, quedadas para jugar, etc.

Cuando los niños puedan ver todas sus actividades y fechas de entrega establecidas, se sentirán más organizados, en control y menos estresados.

A medida que los niños crecen, pueden comenzar a realizar un seguimiento de sus propias actividades y trabajo escolar.

Este tipo de organización ayudará a los niños a sobresalir en la escuela y, eventualmente, como adultos en el lugar de trabajo.

Te agradecerán por enseñarles estas habilidades organizativas desde bien pequeños.

¡Hasta aquí llega el blog de hoy!

Esperamos que os haya gustado.

¡Nos vemos la semana que viene con un nuevo blog!

Disciplina positiva con tu hijo

Aplicar la disciplina positiva con tu hijo puede parecer un trabajo duro.

Es cierto que implica el compromiso de pensarnos dos veces cómo respondemos al comportamiento de nuestros hijos, pero también nos ayuda como padres.

Nos sentimos menos estresados ​​sobre si lo estamos haciendo bien o mal, menos culpables por ser demasiado severos y menos cansados.

Estas estrategias y herramientas te ayudarán a ganar confianza aplicando la Disciplina Positiva.

Muchas de estas ya se utilizan en los colegios, y se obtienen grandes resultados.

Resolver problemas

Esto se llama práctica restaurativa y ayudará a tu hijo a comprender qué salió mal y cómo puede corregirlo.

Entonces, por ejemplo, si rompe el juguete de su hermano, puedes animar a tu hijo a pensar en cómo se siente su hermano (triste porque su juguete está roto) y qué podría hacer para compensarlo (guardar dinero en la hucha para reemplazar el juguete roto).

Di sí en lugar de no, y hazlo en lugar de no hacerlo

«Por favor, cuelga el abrigo» es más efectivo que «No tires el abrigo al suelo».

«Sí, puedes ver la televisión después de terminar los deberes», funciona mejor que “No puedes ver la televisión hasta que no termines los deberes”. 

Ayúdalos a comprender sus emociones

Si su hijo puede nombrar e identificar cómo se siente, mejorará su expresión y será menos probable que tenga arrebatos de ira o recurra a la agresión física o la mala educación.

Decir: «Sé que estás enfadado en este momento, así que demos un paseo y hablemos de ello», les ayudará a sentir que comprendes sus emociones y a reconocer cómo se sienten.

Trata los errores como oportunidades de aprendizaje

A menudo, pensamos que los niños aprenden de los errores cuando son castigados, pero lo que normalmente aprenden es: «Debo ser una mala persona», «No soy lo suficientemente bueno» o «No pertenezco ”.

No obstante, debemos celebrar los errores como una maravillosa oportunidad de crecimiento».

En lugar de regañar a tu hijo por enfadarse cuando pierde en un juego del ordenador, háblale sobre cómo ahora entiende mejor el juego y cómo puede usar lo que ha aprendido para la próxima vez.

Esto aumenta la resiliencia y lo alienta a no rendirse.

¡Hasta aquí llega el blog de hoy!

¡Esperamos que os haya gustado!

Nos vemos la semana que viene con un nuevo blog.